MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El coordinador de Izquierda Unida Murcia, José Luis Álvarez-Castellanos, aseguró este miércoles estar dispuesto a ceder a Más País el quinto puesto de la lista a las elecciones autonómicas de mayo, el segundo que le corresponde en el reparto con Podemos, para facilitar una candidatura única a la izquierda del PSOE que sentaría precedente para el futuro.

Lo hizo en declaraciones a Servimedia horas después de que, como informó anoche esta agencia, la Coordinadora Regional de IU aprobara el preacuerdo para presentarse en coalición con Podemos. Esto convierte oficialmente a Murcia en la cuarta comunidad, tras Navarra, Cataluña y Madrid, donde ambas formaciones reeditarán su alianza electoral.

Según ese acuerdo, Podemos tendrá los números 1, 2 y 4 de la candidatura e IU el 3 y el 5; si la candidatura sólo lograra dos escaños (ahora únicamente hay una diputada del espacio, de Podemos, en la Asamblea), el segundo lo ostentaría IU en la segunda mitad de la legislatura.

Ahora bien, explicó Álvarez-Castellanos, en el acuerdo no quedó cerrada la apertura de la candidatura a Más Región, la marca murciana de Más País, y su aliado ecologista, Equo, pero Podemos se ha abierto a incorporar a su escisión a una mesa de coordinación política del espacio y, en los próximos días, IU lanzará una oferta para incluir a esa formación en algunas listas municipales e incluso la autonómica.

«Las posiciones de Podemos facilitan hoy más que ayer un acuerdo global», alabó. «Pero entendemos que hay que hacer un esfuerzo para buscar acople que sea satisfactorio para todos». Podemos dejó claro que, para dar entrada a Más Región, tendría que ser IU quien cediera alguno de sus puestos, y su líder murciano, quien el 16 de diciembre llegó a un acuerdo de coalición con esa formación y no la sometió a ratificación de la Ejecutiva para no romper con Podemos, no lo descartó.

«Si fuera necesario, si el acuerdo final sólo dependiera de eso, por Izquierda Unida no va a quedar. Así de contundente te lo digo. Si fuera el último elemento que condicionara que hubiera un acuerdo global, ése no sería el impedimento», garantizó Álvarez-Castellanos. «Si tenemos que sacrificar eso, lo haríamos. Las ventajas que implica lo demás son infinitas. De 100 personas de nuestro espacio a las que preguntes por la calle si todos juntos o por separado, no habrá nadie que te diga que no vayamos juntos. Todo el mundo quiere unidad completa. Si eso implica que tenemos que ser generosos, lo seremos».