MADRID, 01 (SERVIMEDIA)

La organización ambiental SEO/BirdLife comienza este martes una nueva edición del programa de ciencia ciudadana Sacin, que permite conocer el estado de conservación de las aves más habituales en invierno.

El programa se inicia en Canarias y lo hará el próximo 15 de noviembre en la península y Baleares, y se prolongará hasta febrero de 2023. Necesita de la colaboración de voluntarios para llevar a cabo censos anuales de las aves dos días cada invierno.

Algunas especies están presentes todo el año en las mismas zonas, otras realizan pequeñas migraciones a zonas más propicias para ellas en invierno y otras vienen de otros países de Europa a pasar el invierno en España.

El programa Sacin de ciencia ciudadana de SEO/BirdLife tiene como objetivo principal obtener la tendencia de poblacional de las aves en invierno como indicadores de la biodiversidad en esta época del año.

Durante los meses que dura el seguimiento se realizan dos salidas al campo, en las que las personas voluntarias toman nota de las aves detectadas mientras realizan todos los años el mismo recorrido.

El seguimiento a largo plazo de las poblaciones de aves comunes y dispersas determina la evolución de sus poblaciones y así se puede saber cómo evolucionan sus poblaciones. Se trata de un indicador clave para identificar las especies que tienen problemas de conservación, además de señalar los lugares y hábitats afectados.

Cuando esta información se obtiene de poblaciones de aves invernantes, que llegan a España en mayor o menor número según sean los inviernos más o menos duros, también puede servir de termómetro de cómo afecta el cambio climático a la biodiversidad.

VÍDEO DIDÁCTICO

Actualmente, el programa Sacin ayuda a conocer el estado de las poblaciones de más de 80 especies de aves. Así se sabe que están bien especies como el pinzón vulgar, el colirrojo tizón, la paloma torcaz, la curruca capirotada o el pico picapinos, mientras que otras muestran un declive en sus poblaciones, como la perdiz roja, la curruca rabilarga, la alondra común, la calandria común o el escribano montesino.

Esta temporada, el programa Sacin tiene como novedad el lanzamiento de un vídeo didáctico con el fin de facilitar a todas las personas voluntarias que participan en el seguimiento de aves su trabajo.

«Conocer el estado de conservación de más de 80 especies de aves permite, además del conocimiento individual de las poblaciones de cada una de ellas, obtener un indicador de biodiversidad del medio. En invierno, los movimientos de las aves pueden guiarse por las variables climáticas, por lo que este índice podría servir también como indicador del cambio climático», señaló Virginia Escandell, coordinadora del programa Sacin de SEO/BirdLife.