La calidad del mobiliario antiguo en términos de materiales está fuera de toda duda. Y, como en otros momentos, lo vintage, en decoración, vuelve a estar de moda.

Pero, ¿cómo se puede actualizar una alacena o un mueble de salón en una decoración moderna sin que desentone?

Los especialistas en decoración y los expertos en tendencia como decoandlemon lo tienen claro: renovándolo.

Actualmente existe una tendencia en ciernes que pasa por darle una mano de pintura a todo mueble de la abuela que se precie. Aprovechando las gamas cromáticas de las principales marcas, dar una nueva vida a una cómoda con un rosa chicle puede ser todo un acierto para que resalte la pieza en la habitación.

Pero hay otra tendencia, pintar con patrones geométricos o incluso empapelar los muebles.

Cómo renovar un mueble paso a paso: lo básico

Lo primero que hay que hacer es hacerse con la joya de la casa familiar o bien en cualquiera de los rastros o ventas de segunda mano que se ofertan tanto en las calles de las principales ciudades como online.

Cada vez son más las casas de subastas que se suman a la tendencia poniendo en el mercado piezas que suman incluso siglos de historia en sus estructuras.

Teniendo claro el mueble que se busca, una vez conseguido toca darle ese toque actual. Para empezar, es necesario limpiar en profundidad toda su estructura. Es necesario garantizar que se encuentra en perfecto estado antes de comenzar con el paso de decorarlo, así que cualquier imperfección puede ser solventada con masilla, con lija o con productos específicos, por ejemplo, en caso de que tenga alguna zona afectada por termita si es de madera.

Una vez revisado y limpiado a fondo, es el momento de pensar qué se hará con él. Cuando se va a cambiar de color y se va a apostar por tonalidades muy contrastadas, es recomendable comenzar con un proceso de blanqueo para que el cambio sea uniforme. Hoy, la tendencia pasa por colores flúor que llamen lo suficientemente la atención como para que la vista, automáticamente, vaya sobre ellos. Y para eso la base tiene que ser uniforme para luego, si se quiere, decapar un poco algunas zonas.

Para los más arriesgados, también se venden patrones que sirven para plasmar formas geométricas como si de un papel pintado se tratase en tramas únicas que hacen de la imaginación un todo.