El 65% de los españoles están dispuesto a cambiar sus hábitos de consumo en beneficio del medio ambiente y podrían dejar de comprar los productos de una empresa que no se toma en serio su responsabilidad medioambiental o que no tenga un comportamiento responsable en la generación de residuos, según la encuesta ‘Sustainable consumer spending’ de ING.

Un 70% de los encuestados cree que las consideraciones medioambientales deberían formar parte de las políticas gubernamentales y el 79% opina que las administraciones públicas deberían apoyar financieramente a las empresas que contribuyan a mejorar el medio ambiente. El 77% señala que habría que dar mayores ayudas para medidas que apoyen los vehículos eléctricos y, en general, la descarbonización de las industrias.

Además, la encuesta revela que la mayoría de los españoles recicla y le da importancia a la eficiencia energética. De hecho, el 71% de los españoles se esfuerza en reducir la cantidad de residuos alimentarios que produce. Asimismo, cerca del 90% deposita la mayoría o todos los tipos de envases y residuos que produce en contenedores separados, mientras que solo el 9% tira todos sus residuos en el mismo cubo de basura.

La gran mayoría de entrevistados (83%) cree que la eficiencia energética es un factor importante a tener en cuenta a la hora de comprar bienes. A raíz de la pandemia, los electrodomésticos de alta eficiencia energética y las ventanas de doble acristalamiento son las inversiones más comunes que han hecho (48% y 44% respectivamente) o que piensan hacer para que sus casas sean más eficientes.

(SERVIMEDIA)