Mármol, un acierto siempre para la cocina

España es uno de los países que más mármol instala en las cocinas de Europa. Esta tradición, incluso considerada ancestral en algunas partes, tiene su porqué y es que la gastronomía y el tiempo en la cocina forma parte de la propia cultura de este país.

El tiempo que se pasa en la cocina ha ido decreciendo con los años, pero aún hoy hay una clara tendencia entre la sociedad a cocinar en casa por encima de las opciones de comida fuera de la misma. La cocina tradicional requiere, además, de utensilios y de un entorno que dure y que no necesite excesivamente mucho mantenimiento, permitiendo una higiene y limpieza que garantice la salubridad de todo el proceso.

De ahí que el mármol sea uno de los elegidos a la hora de apostar por las encimeras de cocina.

Las encimeras de mármol en Madrid o Barcelona son tendencia en las nuevas viviendas, pero también hay que tener en cuenta que comunidades como Andalucía, con Almería como la capital desde donde se exporta el mármol que nutre el mercado de media Europa, optan por estas soluciones por su versatilidad.

Pero, ¿cómo mantener el mármol como el primer día?

En primer lugar, se necesita hacer una limpieza regular de su superficie. “Siempre aconsejamos que se use un paño suave o una esponja para limpiarlo. Evitar cualquier tipo de estropajo o material abrasivo es clave para que no se raye. Si se va a usar un producto, es necesario que sea un limpiador con PH Neutro que están pensados para la piedra natural” explican desde Habitalia Mármoles.

Quizás también te interese:  ¿Buscas una Inmobiliaria en Albacete? ¡Descubre las Mejores Opciones Aquí!

Además de esta recomendación, también consideran clave sellarlo de forma regular para evitar que absorba líquidos o manchas, aunque no siempre es necesario. 

Un truco para que no se marque la piedra es también colocar almohadillas o posavasos debajo del menaje que pueda pesar como macetas o utensilios de metal como ollas.

Es importante también evitar el contacto prolongado con agua o líquidos en las superficies ya que el exceso de humedad puede dañar su apariencia y causar manchas.

Lo más aconsejable, siempre, es dejarse guiar por las recomendaciones de los profesionales que son los que de verdad conocen las mejores fórmulas y trucos para garantizar con buena imagen la piedra.

Más allá de su posibilidad estética, es cierto que apostar por este tipo de encimeras es acertar en un producto de calidad, duración y belleza.