– Resta importancia a las quejas por la visita de los condes de Wessex al Peñón por el Jubileo de Platino de la reina de Inglaterra

MADRID, 08 (SERVIMEDIA)

El embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliott, destacó este miércoles que España y Reino Unido están «trabajando juntos para negociar un acuerdo entre Gibraltar y la Unión Europea» para que la gente de Gibraltar, «de Andalucía que tantísima relación tiene con Gibraltar» puedan tener «un futuro muy positivo». Ambos países «queremos una zona de prosperidad compartida y en eso estamos trabajando», aseguró.

Así lo declaró en una entrevista con Onda Cero, recogida por Servimedia, durante la que restó importancia a las quejas por la visita de los condes de Wessex al Peñón por el Jubileo de Platino de la reina de Inglaterra. Hugh Elliot señaló que «no es ninguna sorpresa que tengamos visiones diferentes el Reino Unido y España sobre este tema, a estas alturas de la historia».

En la misma línea, el embajador explicó que «estamos en días de celebración de un gran evento, que es el 70 cumpleaños de su majestad la reina Isabel en el trono». Y en ese «evento singular, único» enmarcó la visita a Gibraltar del príncipe Eduardo, hijo menor de la reina Isabel II. «Tenemos el gran lujo de tener una monarca que ha estado tantísimo tiempo, ha visto tantísimas cosas y además tiene una relación fantástica con la Familia Real española, con sus majestades los Reyes», añadió. Por ello, aseveró, «es normal que, en muchos aspectos y en muchas partes del mundo, se esté celebrando».

EL PROTOCOLO DE IRLANDA

El embajador de Reino Unido en España comentó la crisis actual por las dificultades en la aplicación del protocolo de Irlanda del Norte, y la amenaza de una guerra comercial. Hugh Elliott subrayó que «una guerra comercial no beneficia a nadie», y alegó que «hay un problema con el protocolo sobre Irlanda del Norte, que no está funcionando de una forma que tenga el apoyo de las dos comunidades en Irlanda del Norte».

Para el diplomático, «ese apoyo de las dos comunidades es fundamental para la gobernabilidad y un gobierno estable en Irlanda del Norte, y no hay gobierno hoy por hoy». La razón, dijo, «es precisamente porque la comunidad unionista percibe que el protocolo no está funcionando de una forma adecuada y que no corresponde que haya tantísimas barreras entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte».

En cuanto a los controles, apuntó Elliott, «hemos propuesto soluciones a la Unión Europea y seguimos queriendo llegar a una solución negociada», pero, añadió, «si no lo podemos hacer, es cierto que lo que hemos dicho es que tendremos que tomar medidas, e introducir legislación para para facilitar ese movimiento de bienes».

Ante el rechazo que ya ha manifestado la Unión Europea ante una actuación unilateral de Londres en este asunto, el embajador esgrimió que «llevamos mucho tiempo negociando y poniendo propuestas sobre la mesa para buscar una solución negociada bilateral, es lo que queremos», pero arguyó que «hace falta más flexibilidad para conseguirlo».

Y avanzó que «nuestra responsabilidad como gobierno de Reino Unido es asegurar la gobernabilidad del país y estamos ante una situación en Irlanda del Norte en la que desde hace varios meses no hay un gobierno», por lo que «tenemos que buscar una solución para esa situación ya que ningún país puede dejar que una parte de su territorio esté sin las autoridades competentes y estamos por eso buscando soluciones».

AVANCES CON GIBRALTAR

Esta crisis en Irlanda del Norte y la negociación con la UE, no afectará a la negociación sobre Gibraltar, recalcó Elliott, ya que «son asuntos independientes», y añadió los avances logrados «tanto con el acuerdo político de finales del año 2020 entre el Gobierno británico y el Gobierno de España, como con las ocho rondas de negociación celebradas con la Comisión Europea».

Respecto a Gibraltar «las negociaciones van avanzando y todos tenemos el mismo interés en buscar una solución y un acuerdo». Para el embajador, «lo importante es que estamos trabajando juntos para que la gente de Gibraltar, de Andalucía que tantísima relación tiene con Gibraltar» puedan «tener un futuro muy positivo», algo que en gran parte «depende del éxito económico y la fluidez en la frontera con Gibraltar».

«Queremos una zona de prosperidad compartida y en eso estamos trabajando con una agenda muy positiva y con un compromiso muy grande de tener éxito», apostilló.