Comienza el trámite de audiencia del real decreto para el acceso de los mayores al cine

MADRID, 26 (SERVIMEDIA)

El Ministerio de Cultura y Deporte comenzó este viernes el trámite de audiencia e información pública del borrador del real decreto que regulará la concesión directa de subvenciones a las salas de exhibición cinematográfica para fomentar el acceso al cine de las personas de 65 o más años.

Según informó Cultura, entre hoy y el próximo 5 de junio se recogerá la opinión de aquellos ciudadanos, instituciones u organizaciones que puedan verse afectados por el proyecto o que muestren interés por él.

El texto, que se encuentra disponible en la página web del Ministerio de Cultura y Deporte, regula el programa aprobado el pasado 16 de mayo por el Consejo de Ministros para fomentar que las personas mayores de 65 años accedan a las salas de cine.

La iniciativa, que contará con un presupuesto de 10 millones de euros y la colaboración del sector de la exhibición, permitirá que un día a la semana las entradas de cine cuesten dos euros para los más de 9,5 millones de mayores de 65 años residentes en España.

El real decreto estable el otorgamiento de una subvención de concesión directa a las personas titulares de salas de exhibición cinematográfica de España para sufragar parte del precio de las entradas que se expidan a este segmento de la población en el periodo de tiempo comprendido entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2023.

Las entidades beneficiarias serán las personas físicas o jurídicas, titulares de salas de exhibición cinematográfica establecidas en España, incluidas aquellas sin ánimo de lucro, que no tengan ya establecido para ese día de la semana un precio reducido de dos euros.

Quizás también te interese:  El MucBe de Benicarló acoge 'El Mundo Fluye: dos miradas sobre una misma realidad'

El texto expone razones de interés público y social que justifican la adjudicación directa de las subvenciones. Por un lado, destaca la necesaria protección de la viabilidad económica de las salas de exhibición cinematográfica a través de la recuperación de la asistencia a las salas de un «amplio sector de la ciudadanía»; y, por otro lado, incentivando la oferta cultural en los lugares donde están radicadas las salas.