El resurgir de la shisha en los locales de moda

La cachimba, también conocida como pipa de agua, es un dispositivo utilizado para fumar tabaco aromatizado o melaza de frutas. Su origen, que se remonta a varios siglos atrás, está vinculada a diversas culturas del Medio Oriente, pero también existen referencias de su uso tradicional en el subcontinente indio.

De hecho, se puede rastrear hasta la India, donde se cree que se utilizó por primera vez en el siglo XVI. 

No es de extrañar que, por la tradición comercial y las rutas de la época, desde allí, se extendiera a otras partes del mundo, incluidas las regiones árabes y el norte de África. 

El artilugio, originalmente, se utilizaba para fumar tabaco sin aditivos, y su diseño básico consistía en una base de agua, una cámara de humo, una manguera y un recipiente para el tabaco. Pero como todo, siguió evolucionando.

Con el tiempo, se popularizó en diferentes culturas, adoptando diversos estilos y materiales de fabricación. En las regiones de Medio Oriente, la shisha se convirtió en un símbolo de hospitalidad y socialización, en una tradición para compartir entre amigos o familiares mientras se disfrutaba de conversaciones.

Su llegada a la cultura moderna

Aunque su uso nunca frenó, fue en la década de 2000 cuando experimentó un nuevo renacer en muchas partes del mundo, incluidos países occidentales. 

Esto se debió en parte a la producción de tabaco de shisha con sabores atractivos y a la creciente popularidad de los bares de cachimbas. “La cachimba se convirtió en una actividad social de moda, especialmente entre los jóvenes. Pasaba de ser algo que se hacía en casa a ser una cita social” explican desde Panther Shisha shop, una tienda de cachimbas de gran reputación en el sector por la calidad de su catálogo.

Quizás también te interese:  Mujeres en la ciencia: Conoce sus logros y contribuciones que han transformado el mundo

Para entender el sector, cada año la cifra de tabaco de shisha que se vende supera los 2 millones de kilos, incrementando en los últimos años su negocio hasta en un 30% más. 

Locales, teterías, discotecas…son muchos los lugares que hoy ofrecen este tipo de servicio con tabacos que no contienen nicotina para cumplir con las exigencias legales.