Hay dos criaturas que han estado en las plumas de muchos escritores: el calamar gigante y el monstruo del Lago Ness.

Mientras uno de ellos ya ha podido ser filmado, la última vez en Tokio durante esta Nochebuena, el otro sigue siendo un misterio que atrae cada vez a más científicos y curiosos para buscar la respuesta definitiva.

Hace pocos años, un apasionado del lago Ness consiguió captar la estela de “algo” que surgía hacia la superficie y superaba casi medio metro el nivel del agua. Aunque no igual que la foto más famosa del que se suponía Nessy, lo cierto es que dio que pensar y revolucionó a Escocia nuevamente.

Es curioso, según estudios, que se produzcan más avistamientos dependiendo de lo que va sucediendo en las pantallas. Nos explicamos. En la década de los 30 fue el momento que más avistamientos se registraron, justo después de que King Kong se enfrentara a un “monstruo” que bien podría haberse parecido al que legendariamente se asume vive en el Lago Ness. Pasado ese tiempo, cuando llegó la guerra, poco o nada se volvió a decir del tema. No fue hasta que se grabara nuevamente allí secuencias de Expediente X, cuando volvieron los avistamientos. ¿Casualidades?

Los seguidores más racionales dicen que desde hace tiempo hay focas en el lago y que bien podría ser esta especie la causante de los movimientos que ven los más ilusionados con encontrar a Nessie. Sin embargo, hace poco a través de sónares también se descubrió una cueva por la que el legendario animal podría estar escapando.

Realidad o ficción, lo cierto es que este misterio sin resolver atrae cada año a miles de visitantes y aficionados, con lo que muchas veces merece la pena seguir creyendo.