MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

Más de la mitad de los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) que precisan hospitalización por una agudización son ingresados en los servicios de Medicina Interna de los hospitales españoles.

Así se pondrá de manifiesto en la mesa ‘Comorbilidades en la EPOC’, que tendrá lugar en el transcurso del 43º Congreso Nacional de Medicina Interna de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), 8º Congreso de la Sociedad Asturiana de Medicina Interna (Samin) y 8º Congreso Ibérico de Medicina Interna que tendrán lugar en Gijón, Asturias, del 23 al 25 de noviembre.

En dicha mesa se analizarán las principales patologías y comorbilidades que se relacionan con la EPOC y se pondrá de manifiesto la importancia del manejo integral por parte del médico internista de todas ellas para un correcto control de la EPOC, una enfermedad compleja, heterogénea y multisistémica.

En palabras de la internista de la SEMI y del servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, la doctora María Gómez Antúnez, moderadora de la mesa, «se trata de una enfermedad que se suele acompañar en un alto porcentaje de otras patologías o comorbilidades».

MANEJO DEL PACIENTE

De hecho, añadió, «el manejo de los pacientes con EPOC no debe centrarse sólo en la patología pulmonar, sino que hay que llevar a cabo una búsqueda activa de esas comorbilidades. El abordaje y tratamiento correcto de estas comorbilidades resultan fundamentales para mejorar la calidad de vida del paciente, disminuir las exacerbaciones, evitar reingresos y disminuir la morbimortalidad de los pacientes con EPOC».

Por su parte, según explicó la coordinadora del Grupo de Trabajo de EPOC de la SEMI, la doctora Belén Alonso, «las comorbilidades en los pacientes con EPOC son más frecuentes en pacientes con más edad, en aquellos con una enfermedad pulmonar más avanzada, y en los hospitalizados por una exacerbación aguda».

Se han descrito hasta 73 comorbilidades asociadas a la EPOC. Según los diferentes trabajos publicados, dos de ellos por el Grupo de Trabajo EPOC de la SEMI – estudios ECCO y ESMI- las principales comorbilidades de los pacientes EPOC son la hipertensión arterial, la dislipemia, la diabetes mellitus, la insuficiencia cardíaca, la fibrilación auricular, la cardiopatía isquémica, la enfermedad renal crónica, la enfermedad arterial periférica, y la osteoporosis.

Son menos frecuentes la enfermedad por reflujo gastroesofágico, la hepatopatía crónica, neoplasia pulmonar, la depresión o la enfermedad cerebrovascular. La EPOC es el paradigma de enfermedad multisistémica, por lo que un manejo integral y multidisciplinar de estos pacientes es una de las claves para mejorar su atención, siendo propio del médico internista el abordaje global de las personas enfermas.

TRATAMIENTO DE LA EPOC

El tratamiento de la agudización se basa en fármacos broncodilatadores de acción corta, corticoides en las agudizaciones moderadas- graves y antibióticos si se sospecha que la causa de la agudización es una infección respiratoria aguda de causa bacteriana.

En muchos casos es preciso la oxigenoterapia para conseguir adecuados niveles de oxigenación en sangre. Por el contrario, el tratamiento de la EPOC en fase estable está basado en broncodilatadores de acción prolongada, solos, combinados entre sí o asociados a los fármacos antiinflamatorios como los corticoides inhalados.