Medicamentos con partes de oso en Malasia

Un nuevo estudio ha certificado que el comercio ilegal de bilis de oso y de vesícula biliar para la medicina tradicional, ha sido abierto y generalizado por toda Malasia y es una potencial amenaza para los osos salvajes.

En una encuesta a más de 365 farmacias online tradicionales de medicina a través de toda Malasia, 175 (48 por ciento) afirman estar vendiendo las vesículas biliares de oso y medicamentos que contienen bilis de oso.

Cada estado en Malasia tenía productos de oso a la venta, en especial en Kuala Lumpur, donde las píldoras biliares de osos era el elemento más comúnmente vendido.

Casi el 60% de las vesículas biliares de 298 osos observados eran de Osos negros salvajes, muertos a través de la caza furtiva oportunista o deliberada.

El personal trabajador de más de la mitad de las tiendas encuestadas, admitió que el comercio de medicamentos de oso era ilegal y penado bajo la ley de su país y que lleva penas severas. La gran mayoría de las tiendas que venden productos de oso afirmaron tener suministros de medicamentos de dicho animal.

El comercio interno e internacional está tajantemente prohibido, sin embargo se sigue vendiendo localmente o importados a otros lugares. Con la la salud como motivación más importante para continuar con el comercio ilegal, este estudio ha alineado los caminos del sector farmacéutico y de la salud junto con las protectoras de animales y conservación del medioambiente para influir en un cambio drástico.

Foto 2

Si bien el departamento de vida silvestre y el ministerio de salud en Malasia debe ser felicitados por sus esfuerzos continuos en erradicar esta práctica arcaica e insalubre. Es evidente que aún hay un largo camino por recorrer para acabar con el comercio ilegal de medicamentos pero estamos en buena línea.

Quizás también te interese:  El Niño Jesús es el primer hospital de España en validar y utilizar el mapeo óptico del genoma humano en pediatría

Las medidas que se están tomando son controles más fuertes y un enjuiciamiento de los comerciantes que venden dichos productos y así enviar un fuerte mensaje disuasorio a los demás comerciantes ilegales, cazadores furtivos y consumidores.