MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

Alberto Núñez Feijóo formalizó este viernes su dimisión como presidente de la Xunta de Galicia tras 13 años al frente del gobierno regional, para centrarse en sus obligaciones como presidente del Partido Popular, cargo al que accedió el pasado 2 de abril y con el que pretende trasladar al conjunto de España «lo que sí fue posible en Galicia».

En una declaración institucional posterior al último Consello de la Xunta con Feijóo al frente, reconoció que «nunca» imaginó que pronunciaría un discurso para anunciar su renuncia como presidente de la Xunta, pero que «tampoco» imaginó que la política en España tuviese la «frivolidad y popularidad del populismo que se ha instalado» en la actualidad.

«Con anterioridad a estas semanas, nunca concebí pronunciar estas palabras en estas circunstancias, pero tampoco llegué a imaginar que la política en España, el servicio público y el interés general iban a tener durante tanto tiempo la frivolidad y popularidad del populismo que se ha instalado», pronunció Feijóo para justificar su dimisión.

Defendió que, ante esta realidad, él abandona su responsabilidad al frente de Galicia con el «orgullo» de saber que el pueblo gallego «rechazó sucesivamente la fragmentación y el vacío, y opto por la moderación», lo que es «reflejo» del «entendimiento» entre los gallegos.

Puso en valor la «estabilidad» lograda en Galicia durante los últimos 13 años, un logro que calificó como «la materia prima fundamental para apuntalar la prosperidad» de la comunidad, y admitió que esa estabilidad fue la razón que «hizo posible que el avance de Galicia no se frenara nunca».

«No quiero ni puedo compartir la premisa de que en el conjunto de España es imposible lo que sí fue posible en Galicia», añadió el presidente del PP, quien defendió que, a la hora de tomar decisiones, «nunca» se orientó por lo que «era más cómodo» para él, sino por lo «más conveniente y mejor para los intereses generales de todos».

Feijóo, que ya ha anunciado su renuncia como presidente de la Xunta al rey Felipe VI y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró que seguirá «siendo un discípulo de Galicia» y señaló que su tierra fue la «maestra» que le educó en la «tolerancia y el diálogo». «De Galicia aprendí que gobernar consiste en dialogar», dijo Feijóo visiblemente emocionado.

Por último, se mostró convencido de que su relevo al frente de la Xunta se hará con «acierto» y agradeció a los gallegos su apoyo durante estos años.

«Los liderazgos no miden su labor por el vacío que dejan, sino por la continuidad y la unidad que garantizan. Los modelos políticos consistentes, al menos aquellos en los que yo creo, comienza y finaliza en amplias mayorías, surgen de un amplio respaldo popular y puede decirse que tiene éxito si finalizan con una sociedad unida y no fracturada», aseveró.