– Agosto también será más cálido de lo normal en amplias zonas de España, según la Aemet

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

Este mes probablemente acabará siendo uno de los dos julios más calurosos en España desde que la serie histórica de temperaturas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) comenzara en 1961 y se despedirá este fin de semana con temperaturas en ascenso y tormentas en el este peninsular.

«Estamos a punto de terminar un mes de julio que muy probablemente acabe siendo uno de los dos más cálidos en España desde 1961. Hasta la fecha, el mes de julio con mayor temperatura media fue el del año 2015; ese año tuvo una temperatura para el conjunto de España de 25,4 grados, es decir, 2,5 más de lo normal», apuntó este viernes Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

Del Campo añadió que hay «una alta probabilidad» de que julio de este año supere al de 2006, que, con una anomalía de 1,8 grados, podría terminar siendo el tercero más cálido de la serie histórica.

AGOSTO

Por otro lado, el calor intenso continuará en agosto, según refleja la predicción extendida del Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo (Ecmwf, por sus siglas en inglés), organización que ofrece los mejores modelos meteorológicos y del que forma parte la Aemet.

«Podemos esperar un agosto con temperaturas superiores a las normales en prácticamente todo el país. Durante la primera quincena del mes, esas temperaturas podrían situarse en zonas del norte y del centro de la península en valores entre tres y seis grados superiores a lo normal para la época», indicó Del Campo.

La incertidumbre en el pronóstico aumenta en la segunda quincena de agosto, pero podría continuar el ambiente más cálido de lo normal, sobre todo en el centro y sur de la península, así como en el área mediterránea.

El agua superficial de la cuenca occidental del mar Mediterráneo (sobre todo entre el este de Baleares e Italia) está estos días hasta cinco grados más calientes de lo normal y podría continuar con esa tónica de más calor de lo habitual al menos hasta mediados de agosto, con temperaturas superficiales entre tres y cuatro grados más que de costumbre en zonas próximas a las costas españolas, según Del Campo.

Por último, agosto suele ser el segundo mes del año menos lluvioso, solo superado por julio. «No hay una tendencia clara en cuanto a las precipitaciones, pero éstas podrían ser inferiores a lo habitual en el Cantábrico y es posible también que a lo largo del mes se formen algunas tormentas, sobre todo en el entorno de los sistemas montañosos y por las tardes», concluyó Del Campo.