– Y un 12% menos de calefacción para combatir el frío en invierno

MADRID, 05 (SERVIMEDIA)

El aumento de las temperaturas ha provocado que la necesidad de aire acondicionado en España sea ahora casi un 60% mayor para combatir el calor, especialmente en verano, que hace cuatro décadas y que la de calefacción para combatir el frío en invierno se haya reducido en un 12%.

Así se desprende de datos de Eurostat sobre el consumo de energía para calentar y enfriar edificios a partir de índices de grados-día de calefacción (HDD, por sus siglas en inglés) y de refrigeración (CDD).

Esos índices tienen en cuenta temperaturas base (15 grados para calefacción y 24 grados para refrigeración) y temperaturas del aire exterior en cuadrículas de 25 kilómetros para establecer valores a partir de los cuales hace falta calentar o enfriar energéticamente un edificio.

En términos generales, los datos de la Oficina Estadística de la UE, analizados por Servimedia, reflejan que cada vez es más necesario activar el aire acondicionado en verano y menos la calefacción en invierno.

Así, la necesidad de aire acondicionado se ha más que duplicado en las últimas cuatro décadas en el conjunto de la UE, al pasar de 48,2 grados-día en 1982 a 100,2 grados-día en 2021.

España ha aumentado un 59,5% su necesidad de refrigerar edificios durante ese periodo, una cifra que, sin embargo, es la novena más baja entre los países de la UE. Los principales ascensos de aire acondicionado en cuatro décadas se han producido en Lituania (casi 490 veces más), Letonia (unas 140 veces más) y Austria (14 veces más). Por el contrario, solo hay descensos en Luxemburgo (un 86,9% menos), Países Bajos (-38,4%) y Bélgica (-0,5%).

CALEFACCIÓN

Por otro lado, la necesidad de calentar edificios ha disminuido con el tiempo en el conjunto de la UE al pasar de 3.314,0 grados-día de calefacción en 1982 a 3.126,3 en 2021, lo que representa un descenso de un 5,7% en cuatro décadas.

España ocupa el quinto puesto de los países comunitarios que necesitan ahora menos calefacción, con un 12,1% menos que hace cuatro décadas (1.892,7 grados-día en 1982 a 1.663,1 en 2021), un porcentaje sólo inferior a los de Chipre (-36,3%), Malta (-31,8%), Portugal (-18,3%) y Grecia (16,3%). Esa necesidad solo ha subido en Luxemburgo (2,5%).

Por otra parte, Irlanda es el país de la UE que menos aire acondicionado ha necesitado en las cuatro últimas décadas y la refrigeración prácticamente tampoco existe en otros como Dinamarca y Suecia. En 2021, España era el quinto Estado miembro que más tuvo que refrigerar sus edificios (238,7 grados-día), solo por detrás de Malta (135,0), Chipre (199,8), Grecia (197,7) e Italia (189,9).

En cuanto a la calefacción, Finlandia lidera la clasificación como país que más necesita calentar sus edificios, al contrario que Malta. España ocupó el año pasado el quinto puesto de los países que menos calientan sus hogares, por debajo únicamente de Malta, Chipre, Portugal y Grecia. Lo contrario ocurre con Finlandia, Suecia, Estonia, Letonia y Lituania.