MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El gato ha ganado mayor presencia dentro de los hogares españoles durante los últimos años. De hecho, se ha experimentado un aumento del 7,6% en los dos últimos ejercicios, lo que supone que una de cada cinco familias españolas cuenta con un felino y el 17,6% de la población.

La tenencia de mascotas en España sigue posicionándose como una tendencia al alza en España y, desde el estallido de la pandemia, esta curva ha sufrido una aceleración. Entre 2019 y 2021 el número de perros y gatos domésticos ha crecido un 44%, al pasar de 10,5 a 15,1 millones, mientras que en los dos años anteriores solo había crecido un 17%.

«Esto se debe, principalmente, a un incremento en la necesidad de compañía por parte de las familias españolas y al aumento en el tiempo para cuidar de nuestros compañeros de cuatro patas. Meses después, con la instauración del teletrabajo en muchas compañías, entre otros factores, continúa siendo un incentivo para muchas familias que apuestan por integrar a nuevos miembros, como son estos fieles compañeros de cuatro patas», según Nuria Gómez, experta veterinaria de Tiendanimal.

El gato continúa siendo el animal de compañía favorito de muchas familias en España, y también a nivel mundial. Solo en España, la cifra se aproxima a los seis millones y medio de gatos, según ha afirmado la compañía, por su naturaleza única que le diferencia de otros animales de compañía como el perro, el conejo o las aves. «Los felinos destacan por su carácter independiente y casero. A diferencia de los perros, no requieren de salidas rutinarias fuera de casa y atenciones más continuadas. Les gusta mucho jugar y divertirse con sus juguetes, pero la mayor parte del día permanecen en una actividad baja. Estos factores resultan diferenciales para muchos hogares españoles que, por sus condiciones personales, no pueden dedicarles mayores ratos a estos animales».

La limpieza y la higiene es otro aspecto que resulta de gran valor para las familias que valoran integrar a un nuevo miembro en la familia. «Los gatos son extremadamente cuidadosos con la limpieza de su entorno, así como con ellos mismos. De hecho, una actividad importante en su vida diaria es acicalarse y mantenerse aseados. No les gusta que su entorno esté sucio. Por ejemplo, es común encontrar que, si su bandeja de arena no está lo suficientemente limpia, es posible que busquen sitios alternativos para hacer sus necesidades», indicó Gómez.

La amplitud del espacio que requieren para vivir o el silencio que generan también resultan aspectos valorados gratamente en los hogares. «Los gatos son igual de felices en un apartamento, que en una casa más grande. En comparación con los perros, los gatos requieren menos espacio y pueden aprovechar mejor el espacio vertical. Incluso en apartamentos pequeños se puede hacer que el espacio sea cómodo para los gatos agregando diferentes niveles verticales», afirmó.

Los niveles de ruido en el hogar pueden ser una preocupación para muchas familias, frente a lo que «el gato se presenta como una gran elección como mascota», pues generalmente un felino sólo maúlla «cuando quieren jugar, caricias o para disfrutar de alguna golosina».

El mantenimiento de un felino resulta más económico que el de otras especies. «La mayor parte del gasto se dedica a la alimentación, a la higiene y la salud. Los gatos, al no visitar exteriores, muchas veces padecen de menos enfermedades y problemáticas que, por ejemplo, los perros», señaló la experta veterinaria.