MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz-Escudero, incidió en la necesidad de que los fondos europeos ‘Next Generation’ se vertebren al servicio de reformas estructurales que son necesarias en los servicios públicos y, en concreto, «en la calidad de los servicios sanitarios para fortalecer uno de los pilares del estado de bienestar, la sanidad».

Así lo puso de manifiesto este lunes durante la jornada ‘La sanidad, a debate’, organizada por el Círculo de la Sanidad, en la que se abordaron temas como el impacto de los fondos europeos en el Sistema Nacional de Salud (SNS) o la repercusión del aumento de los costes de las materias primas o de la energía en el sector y cómo hacerles frente para mantener la calidad del sistema.

También participaron en el evento el director general de Patrimonio y Contratación, Jorge Jiménez de Cisneros; el director general de Hospitales e Infraestructuras Sanitarias de la Comunidad de Madrid, Fernando Prados Roa; el presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente; la subdirectora general de Contratación del Servicio Madrileño de Salud, Susana Álvarez Gómez; el Chief Operating Officer de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), Pablo Crespo de la Cruz; y el director comercial de Carburos Metálicos, Francisco Javier Godoy; entre otros.

Durante la jornada, Ruiz Escudero señaló que, «si bien ocuparse del progreso de la sanidad es proteger un derecho que tenemos todos los ciudadanos y el principal pilar del estado de bienestar del que la administración debe encargarse, es importante contar con empresas que la refuercen y ayuden a avanzar en una sanidad y economía más social». Por ello, a su juicio, «es fundamental que todos los agentes trabajemos hacia la innovación científica y tecnológica en sanidad para seguir avanzando en una buena gestión de la salud, especialmente tras la pandemia».

En este sentido, Ángel Puente, encargado de inaugurar la jornada, puso en valor el trabajo realizado por las empresas y por la administración, en especial durante la covid-19, y abogó por un mayor compromiso de la colaboración público-privada para recuperar los niveles de calidad del SNS previos a la pandemia. «Tenemos ejemplos del buen funcionamiento de esta colaboración como el Hospital de Ifema o el Zendal. Ahora, tenemos que encontrar las soluciones legales que permitan articular más estrechamente estas colaboraciones para sobrellevar el crítico momento en el que se encuentra nuestra sanidad», apostilló.

Coincidió también Susana Álvarez Gómez en la importancia de esta colaboración entre la administración y las empresas privadas para dar respuesta a los retos a los que se enfrenta el sistema sanitario tras la pandemia. Así, puso de manifiesto el buen resultado de los proyectos colaborativos llevados a cabo y apuntó a la necesidad de aprovechar los fondos europeos para abordar estos retos.

Por su parte, Pablo Crespo de la Cruz contrastó con la opinión de que el 1,5% de los fondos europeos destinados a Sanidad dentro de estos planes europeos es «claramente insuficiente para dar respuesta a las necesidades de un sistema que acaba de atravesar una pandemia». Para Crespo de la Cruz, es «fundamental» aunar esfuerzos para cumplir plazos y requerimientos que garanticen el aprovechamiento de estos fondos.

La segunda parte de la jornada estuvo centrada en la situación actual del sector con relación a la subida de los costes de materias primas y energía y su repercusión en los contratos públicos. En este contexto, Jorge Jiménez de Cisneros explicó los detalles de la ley de contratos públicos y su dificultad para admitir modificaciones que incluyan situaciones excepcionales como la actual, mientras que Francisco Javier Godoy sostuvo que con los precios actuales de la energía y otros materiales los proveedores de servicios de salud «no podrán seguir haciendo frente a una actividad imprescindible para la sanidad».

Así, Godoy, que estimó los costes en energía de una empresa electrointensiva como Carburos Metálicos en unos 850 euros el kW/h, solo en el caso de la electricidad, enfatizó que «o nos tomamos en serio esta crisis, o lamentablemente las consecuencias serán devastadoras».

La clausura de la jornada corrió a cargo de Fernando Prados Roa, que puso de relieve la importancia de estudiar las necesidades de los agentes implicados en sanidad a la hora de llevar a cabo la actividad. Así, considera imprescindible aprovechar la fuente de financiación que ofrecen los fondos europeos y buscar alianzas para superar las dificultades y deficiencias del sistema.