– Los conservadores no ponen ningún candidato sobre la mesa y piden negociar los dos aspirantes de forma conjunta

MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Los negociadores del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para la renovación del Tribunal Constitucional (TC) han terminado la reunión de este miércoles sin acuerdo. Los conservadores se niegan a poner ninguna candidatura sobre la mesa y objetan al candidato de los progresistas, José Manuel Bandrés, por lo que se han emplazado para un nuevo encuentro el próximo día 23, con pocas posibilidades de llegar a un acuerdo en el pleno del 24 de noviembre.

La situación es cada vez más complicada. El mismo día fijado para la próxima reunión, la Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Supremo (TS) se pronunciará sobre la suspensión cautelar de Rafael Mozo como presidente provisional del CGPJ, en sustitución de Carlos Lesmes.

En caso de que el Supremo acordara la nulidad del nombramiento, solicitada por el vocal Wenceslao Olea, cualquier acuerdo del CGPJ podría ser nulo, por lo que no es probable que se cierre un acuerdo en tanto no se pronuncie el TS.

Pese a que fueron los conservadores los que impusieron una metodología para abordar la renovación del TC, ahora son esos mismos vocales los que quieren modificarla, de manera que los dos candidatos se negocien a la vez. Por su parte, el sector progresista ya había puesto sobre la mesa a su candidato, el magistrado del Supremo José Manuel Bandrés, que no es del agrado de los conservadores, que le consideran el candidato del Gobierno.

Así, los vocales José Antonio Ballesteros y Carmen Llombart han comunicado a los progresistas Roser Bach y Pilar Sepúlveda que prefieren negociar los nombres de los dos candidatos que le corresponde nombrar al CGPJ «en conjunto» para evitar un «cambio de cromos».

Las fuentes consultadas aseguraron a Servimedia que prevalece la voluntad de desbloquear la renovación del Constitucional antes de que acabe el año, aunque ven prácticamente imposible que eso suceda en el pleno ordinario del jueves de la próxima semana. En cualquier caso, de lograse un acuerdo se convocaría un pleno extraordinario para votarlo.