– Fuentes populares insisten en que «la mejor moción de censura será en mayo» en las urnas

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

El Partido Popular se despachó este viernes con dureza contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su «deriva autoritaria», pero sin entrar por el momento a valorar la nueva propuesta del líder de Vox, Santiago Abascal, de presentar una moción de contra el «asalto» al Poder Judicial, y hacerlo pactando un candidato «neutral».

Desde Génova no se trasladó ninguna reacción oficial a la propuesta de Abascal, aunque fuentes de la dirección del PP consultadas por Servimedia subrayaron al hilo de la nueva petición de Vox y también de Ciudadanos que «la mejor moción de censura será el 28 de mayo» en las urnas, cuando tengan lugar las elecciones autonómicas y municipales.

Este mediodía, Abascal anunció que «hoy mismo» su grupo iniciaría conversaciones para proponer «un candidato neutral, con experiencia de gobierno, que no milite en partido político alguno y que se comprometa a convocar elecciones inmediatas» ante el momento de «especial gravedad» que vive España con un «asalto» al Poder Judicial desde el propio Gobierno.

«Sea cual sea el resultado de la moción, es el deber de toda la oposición presentarla. Todos los diputados del Congreso deben retratarse ante este nuevo golpe a la Constitución. Y nosotros debemos dejar constancia nacional e internacional de los verdaderos actos y planes del señor Sánchez y de sus cómplices», defendió Abascal.

Antes de que Abascal hiciera esta declaración, el PP ya se revolvió ante la «deriva autoritaria» de Sánchez y aseguró que denunciará ante la Unión Europea y también en los tribunales con todos los recursos «posibles» el «claro fraude de ley» en el que considera que incurre el Gobierno por estar «mercadeando con el Código Penal» con una reforma exprés.

Así lo trasladaron tanto el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, como la secretaria general del PP, Cuca Gamarra. Reaccionaron así antes de que Abascal volviese a poner encima de la mesa la posibilidad de impulsar una nueva moción de censura ante los cambios en el Código Penal que quieren promover los partidos del Gobierno.

El pasado 14 de noviembre Abascal ya retó al PP a impulsar una moción de censura. Entonces, apeló a la «responsabilidad» del líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, como respuesta a la reforma del delito de sedición. Ciudadanos, como está haciendo ahora, también se sumó a esta petición.

Hace menos de un mes el PP ya desechó esta posibilidad, negándose a que Vox o Ciudadanos pretendan «marcar la agenda» al principal partido de la oposición. Ya entonces recordaron que los números no dan para que triunfase una moción de censura, y que éstas se presentan para ganarlas.

El propio Feijóo ya habló de este tema el pasado 22 de noviembre, cuando en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado describió a Sánchez como «la pesadilla más grande que ha vivido España». «Ojalá pudiéramos hacerle una moción de censura», dijo el líder del PP al presidente del Gobierno hace poco más de dos semanas.

Pero ante la falta de números para ello, Feijóo ya advirtió a Sánchez el mes pasado de que «la próxima vez» que se vean en el Congreso será en su debate de investidura. La moción de censura, aseguró, se hará en las urnas el 28 de mayo de 2023, fecha de las elecciones autonómicas y municipales.

«Ahí la sacaremos adelante para empezar a pasar página de la pesadilla más grande que ha vivido España gracias a su Gobierno y a usted», trasladó Feijóo a Sánchez en su último ‘cara a cara’ parlamentario.

El PP, que también difiere de Vox en la estrategia de manifestarse en las calles contra Sánchez, sí admite que la formación de Abascal se beneficia de los momentos «de tensión», como puede ser ahora si se consuman los cambios en el delito de malversación como consecuencia de la enmienda presentada por ERC.