MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

El sindicato CSIF Sanidad Madrid mostró su rechazo a la política sanitaria de la Comunidad de Madrid y consideró que la manifestación celebrada el pasado domingo en Madrid debe ser «un punto de inflexión».

La organización sindical mostró su rechazo a la política sanitaria de la Comunidad de Madrid y consideró que la manifestación celebrada el pasado domingo en Madrid debe ser «un punto de inflexión».

«Pedimos a la Consejería de Sanidad que haga política mejorando la Sanidad madrileña, no destruyéndola». Añadió que «ha quedado claro que los madrileños no quieren la sanidad como la tienen hoy en día, desmantelada y diezmada tras la pandemia». Denunció falta financiación y recursos humanos, sobre todo en Atención Primaria.

Según la organización sindical, Madrid continúa al frente de las comunidades autónomas que menos destina por habitante: «Aquí nuestros gobernantes dedican 1.300 euros, frente a los 1.700 de otras Comunidades. En 2022 se destina mucho menos que en 2019, año prepandémico».

URGENCIAS DE CERCANÍA

Desde CSIF Sanidad Madrid se denunció que ya no existen urgencias de cercanía al ciudadano. «Estas urgencias evitaban largos desplazamientos y reducían la saturación de las urgencias hospitalarias: numerosos habitantes de la Comunidad de Madrid, cuando tienen que acudir a urgencias, lo hacen después de recorrer muchos kilómetros para llegar a los centros hospitalarios».

Por otra parte, también denunciaron que desde la Comunidad de Madrid «insisten en la videoconsulta como atención en urgencias, sustituyendo a un facultativo, como herramienta exclusiva y no complementaria».

Según CSIF, esta videoconsulta deberá ser atendida por el mismo médico que atiende de manera presencial a los ciudadanos que acudan al centro. «Esto genera gran inseguridad diagnóstica y jurídica para el médico. Y la Consejería de Sanidad no da su brazo a torcer en esta situación», concluyó la organización sindical.