– La cirugía robótica Da Vinci permite realizar movimientos imposibles para el ser humano

– Asegura que el uso del robot ofrece más garantías de éxito en la extirpación de tumores y disminuye el riesgo de daño en estructuras vasculares y nerviosas

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

Clínica Diagonal destacó este lunes que dispone de uno de los sistemas quirúrgicos más precisos del mundo. Se trata de Da Vinci, el robot quirúrgico capaz de hacer movimientos «imposibles» para el ser humano y que contribuye a «aumentar la precisión de los médicos cirujanos, proporcionar más seguridad al paciente y mejorar su recuperación tras las intervenciones».

La entidad señaló que «gracias a los brazos del robot quirúrgico», los especialistas de Clínica Diagonal llevan a cabo intervenciones con máxima precisión y mínimamente invasivas, lo que permite ampliar la capacidad de movimiento del cirujano y minimizar los efectos asociados al postoperatorio y a la recuperación del paciente.

Además, Da Vinci está dotado de una ergonomía mejorada, de visión 3D, y está diseñado para seguir siempre las órdenes del cirujano por control remoto. De este modo, el sistema robótico transmite a los brazos de Da Vinci el movimiento de las manos del cirujano.

VENTAJAS

El uso del robot Da Vinci en las intervenciones destinadas a la extirpación de tumores en Clínica Diagonal reduce, añade, la tasa de tejidos en los que persista el cáncer, aumentado así las garantías de éxito en la extirpación del tumor y en la curación de la enfermedad.

Asimismo, el uso del robot daña menos estructuras vasculares y nerviosas alrededor de los órganos que intervienen en la operación, por lo que se reducen los riesgos operatorios. «Además, el robot de la clínica es capaz de reconstruir los órganos afectados por la intervención en mucho menos tiempo que las técnicas quirúrgicas convencionales», indica la clínica. De este modo, las complicaciones médicas postoperatorias disminuyen «considerablemente» y se asegura la preservación de la función de los órganos del paciente.

Otra de las ventajas proporcionadas por esta tecnología que cita es la precisión en las cirugías, ya que mediante el uso de un monitor se puede visualizar el riego sanguíneo de los órganos y tejidos afectados en la operación quirúrgica, lo que contribuye a facilitar y agilizar la toma de decisiones de los cirujanos.

En este sentido, la precisión del robot contribuye a aumentar la seguridad en las operaciones y a reducir el dolor y las molestias postoperatorias. «Estas ventajas favorecen la reincorporación del paciente a las actividades de su vida cotidiana», subraya.

ESPECIALIDADES

Clínica Diagonal ha implementado esta técnica quirúrgica en diversas especialidades con médicos acreditados. Entre estas especialidades se encuentran urología, donde se realizan cirugías de próstata, riñón y vejiga urinaria; ginecología, para histerectomías, cirugías oncológicas de anexos o por endometriosis profunda; cirugía general, donde se llevan a cabo cirugías de la obesidad, por cáncer colorrectal o colecistectomías (vesícula biliar); cirugía torácica, para tumores de mediastino y de pulmón, y otorrinolaringología.

Clínica Diagonaol explicó que el uso de Da Vinci ha dado muy buenos resultados en las intervenciones de cáncer de próstata, que necesitan una extirpación total de la glándula prostática. Así, la cirugía asistida ofrece al cirujano la posibilidad de aplicar las mejores técnicas de la cirugía tradicional a través de un método mínimamente invasivo.

En todas las intervenciones quirúrgicas, la tecnología adoptada por el robot Da Vinci permite fijar el instrumental quirúrgico en un aparato robótico controlado remotamente por el especialista mediante una consola. Esta técnica amplía la capacidad de movimiento durante la intervención y reduce el margen de error del pulso del médico cirujano. Asimismo, la duración de la intervención mediante cirugía asistida depende del ámbito médico al que pertenece y de la complejidad de la intervención.

El robot quirúrgico Da Vinci fue desarrollado por una empresa norteamericana y aprobado en el año 2000 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos. Es el robot que más presencia tiene en los quirófanos del mundo. Recibió su nombre en honor al robot humanoide diseñado por Leonardo Da Vinci en 1495.