MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

Iberdrola ha inaugurado en Grecia un nuevo parque eólico, Askio III, ubicado en la localidad de Galatini (región de Macedonia occidental) y con una potencia instalada de 50 MW, capaz de abastecer a más de 54.000 hogares.

La compañía ha ejecutado en poco más de seis meses las obras para la instalación de los 12 aerogeneradores de los que consta el parque, con palas de 70 metros de longitud y un diámetro de rotor de 150 metros, así como todos los trabajos necesarios para su conexión a la red. En total, se han instalado cerca de 30 kilómetros de cable, entre los tres circuitos internos de media tensión y la línea de evacuación. Además se ha ampliado la subestación de Lygeri, próxima a la población de Kozani.

A pesar de que la planta se encuentra en una zona montañosa a unos 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar y emplazado sobre un terreno rocoso, la realización de forma simultánea de obra civil, transporte y montaje de las turbinas ha permitido ejecutar en tan breve plazo la construcción de la instalación, iniciada en abril. Además, con el fin de acelerar al máximo el proceso de puesta en marcha, todas las turbinas han sido probadas con ayuda de grupos electrógenos antes de su conexión a la red.

De esta forma, Iberdrola ha conseguido culminar el proyecto antes de la llegada del invierno, lo que hubiera retrasado durante meses la aportación de la producción renovable de la instalación al sistema eléctrico griego, debido a la fuerte acumulación de nieve habitual en esas montañas.

Durante su construcción, el proyecto ha generado un promedio de 75 puesto de trabajo, con picos de hasta 150 empleos, en su mayoría locales.

EMPRESAS ESPAÑOLAS

El parque eólico Askio III ha contado con la participación de distintas empresas españolas. En la construcción de la subestación han tomado parte la asturiana KLK y la madrileña CT Ingenieros, tanto para el suministro de determinados componentes principales eléctricos, como para provisión y configuración de equipos de comunicación y control. Además, la compañía vasca Ormazabal ha suministrado parte de las celdas de los aerogeneradores del parque. De esta forma, Iberdrola contribuye, también con sus iniciativas en otros países, al desarrollo en España de una cadena de suministro competitiva ligada a la transición energética.

Con el fin de minimizar el impacto ambiental, para el transporte de palas se ha utilizado tecnología Blade Lifter, Este método se basa en un tráiler de 10 ejes que incorpora una plataforma articulada que, además de girar, puede inclinarse en vertical, lo que hace posible su traslado por carreteras y pistas ya existentes. De esta forma, reduce la necesidad de construir accesos adiciones y disminuye el impacto ambiental y paisajístico.

Además, se ha realizado el montaje de las turbinas en dos pasos, lo que permite reducir la superficie de las plataformas de cada aerogenerador. Al utilizar la propia grúa de transporte, de menor tamaño, para el montaje del primer tramo de la torre, se minimiza la necesidad de espacio para acopio de los aerogeneradores.

Esta instalación compartirá el punto de conexión a la red con el parque eólico Askio II, actualmente en construcción, lo que reducirá su impacto ambiental y facilitará el proceso de su puesta en servicio una vez termine la obra de la planta.

El grupo Iberdrola cuenta ya con 365 MW instalados en Grecia. Además del parque Askio II, de 38 MW, que ya ha empezado a recibir las palas en el emplazamiento, la compañía está desarrollando cercas de Atenas el proyecto Rokani, de 18 MW, actualmente en construcción.