MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, señaló este lunes que España está en disposición de ayudar a la Unión Europea en el almacenamiento de gas y en la regasificación, pero matizó que «creemos que España en política energética lleva haciendo unos esfuerzos extraordinarios durante mucho tiempo», por lo que «vamos a defender esa posición esta semana en el Consejo Europeo de ministros de Energía».

Así lo explicó durante una entrevista en Telecinco recogida por Servimedia, donde defendió que la postura de España respecto al racionamiento del consumo de gas que impone la Comisión Europea a los países miembros «no es un desafío a la Comisión», sino que «se trata de hablar con argumentos como estamos haciendo».

Rodríguez destacó que el Ejecutivo y el «liderazgo» del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «consiguió cambiar una cuestión estructural de la política energética europea como era el tope del gas que ahora se está valorando también para el conjunto de los Estados miembros».

La ministra agregó que «la energía forma parte de la guerra de Putin en Ucrania» y avisó de que «va a condicionar de manera determinante la política internacional y está afectando a la política europea». Por ello, consideró muy importante «preservar la unión que han demostrado los Estados miembros en este tiempo». Ahora bien, según remarcó, «hay que hacer un análisis serio y riguroso de esta circunstancia para no pagar un gravamen mayor del que ya estamos pagando por esta cuestión».

Sobre este asunto, explicó que España sostiene que «tenemos que dar una respuesta conjunta, tenemos que dar una respuesta unida y solidaria a esta amenaza de Putin con el suministro del gas». Por ello, «estamos en disposición de ayudar a la Unión Europea en el almacenamiento y en la regasificación», pero «creemos que España en política energética lleva haciendo unos esfuerzos extraordinarios durante mucho tiempo».

Rodríguez informó de que la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, defenderá esa posición esta semana en el Consejo Europeo con el resto de ministros de Energía y confió en que «hay margen para entendernos».

«Es difícil conciliar las distintas posiciones de los Estados miembros, pero si algo nos hemos demostrado en esta crisis con respecto a la anterior es que hay que hacer una política de redistribución justa y que la fortaleza de la Unión Europea sigue estando en la unión», aseveró.

Por último, la portavoz del Gobierno recalcó que «España es un país europeísta y somos un Gobierno que ha imprimido ese alma en el corazón de Europa y así seguiremos trabajando».