MADRID, 16 (SERVIMEDIA)

Telmo Irureta, actor guipuzcoano con parálisis cerebral, nominado al ‘Goya como mejor actor revelación’, manifestó este lunes que le interesan «más las barreras en torno al sexo y la discapacidad que las arquitectónicas».

El intérprete vasco acaba de cumplir 34 años y es diplomado en Magisterio y licenciado en Pedagogía. Sobrino de la veterana actriz Elena Irureta, decidió matricularse en el Taller de Artes Escénicas de San Sebastián donde se formó durante tres años.

El próximo 11 de febrero viajará a Sevilla para acudir a la ‘Gala de los Premios Goya’ por su trabajo en la película ‘La consagración de la primavera’ que deja atrás complejos sobre las personas con discapacidad y trata temas como su sexualidad. «Tengo un 20% de posibilidades de llevarme el premio puesto que somos cinco candidatos, pero lo que me parece muy importante es que se vean en pantalla personajes distintos con cuerpos distintos», aseguró en una entrevista a Servimedia.

OTRAS BARRERAS

Respecto a las barreras que encuentran las personas con discapacidad, explica que «las arquitectónicas me interesan menos. Prefiero hablar de otras como las sexuales. Cuando se habla de discapacidad siempre se asocia a conceptos como inclusión o bullying, pero casi nadie lo asocia a sexualidad. Y el sexo existe», afirmó.

De hecho, actualmente el actor se encuentra de gira con su obra de teatro ‘Sexpiertos’ o ‘Sexberdinak’ (en euskera) que aborda esta temática con una puesta en escena diferente. «La compañía compró 60 sillas de ruedas para sustituirlas por el patio de butacas, de tal modo que el publico se ponga literalmente en el lugar del protagonista».

La vida de este guipuzcoano obedece a una frase del crítico y cineasta francés Jean Cocteau: «Como no sabía que era imposible lo hizo». «Si sabes que algo no lo puedes hacer ya ni lo intentas. En cambio, si lo desconoces igual lo intentas y cuando lo intentas puede que lo consigas».

El actor confesó que le «encanta bromear con mi discapacidad porque la gente no lo espera y prefiero sacar una sonrisa que un sentimiento de lástima». De hecho, no vaciló en bromear acerca de sus próximos trabajos. «Estaría dispuesto a interpretar otro papel en silla de ruedas si el guion lo exige», concluyó con ironía Telmo.