MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias, perteneciente al Ministerio del Interior, alertó este lunes de «un cambio significativo del tiempo» en gran parte de la península debido a un frente asociado a una borrasca atlántica, que la recorrerá de oeste a este.

A partir de este lunes, hay previsión de precipitaciones abundantes que serán más intensas y persistentes en la mitad occidental peninsular y Pirineos, así como un descenso notable de las temperaturas, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las lluvias pueden ser hoy localmente fuertes e ir acompañadas de tormenta en zonas de Galicia, Extremadura, Andalucía occidental, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, País Vasco, La Rioja y Navarra.

Este martes, las precipitaciones serán aún más generalizadas y se extenderán a la Comunidad de Madrid y a más áreas de Andalucía, de Cataluña y de la Comunidad Valenciana.

La previsión apunta a acumulaciones de hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora y hasta 40 a 60 litros por metro cuadrado en 12 horas. En muchas zonas existe también posibilidad de granizo y rachas fuertes de viento.

«El difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos», indicó Protección Civil.

RECOMENDACIONES

En cuanto a lluvias intensas, Protección Civil recomienda que, en el caso de conducir, los conductores deben disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua, así como circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

En el caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, subraya que se debe tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos porque el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los que están aparcados en zonas inundables y arrastrarlos, provocando así daños a bienes ajenos e incluso obstaculizando el flujo natural de la corriente.

Cuando llueve de manera torrencial, indica que existe riesgo de inundación, por lo que recomienda no atravesar con el vehículo ni a pie los tramos inundados porque se desconoce lo que puede haber debajo del agua, ni intentar salvar el automóvil en medio de una avenida.

Para quienes se encuentren en el campo, Protección Civil aconseja alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, y evitar del cruce de vados inundados, así como dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Ante el riesgo de tormentas, Protección Civil recalca que el peligro para las personas se produce fundamentalmente en campo abierto, aunque en los núcleos urbanos también pueden caer rayos, por lo que consideró conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse, evitar las corrientes de aire en casa y estar en un vehículo cerrado si se va conduciendo porque puede ser un buen refugio.

Si la tormenta se produce en el campo, recomienda evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias, así como no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.

Ante vientos costeros, Protección Civil aconseja alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes, no poner en riesgo la vida por intentar captar imágenes espectaculares del fuerte oleaje, tener en cuenta que el mar adquiere condiciones extraordinarias en esas situaciones y puede arrastrar a personas, y evitar estacionar los vehículos en lugares que puedan verse afectados por las olas.

Respecto a fuertes vientos, Protección Civil recomienda asegurar puertas, ventanas y todos los objetos que puedan caer a la vía pública, además de alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse, así como abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.

En el caso de ir por la carretera, pide extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruces con vehículos pesados en carreteras de doble sentido, además de prestar atención a la posible presencia de obstáculos en la vía.