MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El 51,5% de los ordenadores en España sufrieron una infección por software malicioso (‘malware’) durante el segundo semestre de 2021, algo que también le sucedió al 3,7% de los dispositivos móviles.

Estos datos se desprenden del estudio ‘Cómo se protege la ciudadanía ante los ciberriesgos’ elaborado por ObservaCiber, el primer observatorio público especializado en ciberseguridad, coordinado por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (Ontsi) y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

Tras los motivos por los que los PC son más vulnerables que los teléfonos y tabletas podrían estar que entre julio y diciembre de 2021 disminuyeron los hábitos de usar contraseñas, del 59,5 al 55,7%, o borrar periódicamente los archivos temporales y cookies, desde un 40,1 al 38%.

También bajaron el número de personas que emplean antivirus; del 58,7% al 53,1% en este semestre. Además, son menos quienes declaran tener actualizado el sistema operativo de su ordenador; baja del 61% al 56,1%, si bien el dato del análisis de las máquinas demuestra que casi una de cada dos personas sí hace esa actualización.

Como consecuencia, el 70,9% de las personas que se conectaron a Internet sufrieron una situación de fraude. En la mayoría de los casos fueron invitaciones a visitar webs sospechosas (63,2%), ofertas de servicios o productos no solicitados (46,5%) o la solicitud de claves o de información personal (24,3%).

El PIN, patrón y sistemas de desbloqueo de este tipo siguen siendo las medidas más utilizadas para proteger los dispositivos móviles, son un hábito para el 87,9% de la población. Por el contrario, son menos empleadas otras como el antivirus y el cifrado de datos.

En este caso, seis de cada diez declaran tener un software contra ataques instalado en su teléfono, y un 46,5% emplea un gestor de contraseñas. Otra eficaz medida para mantener seguros los equipos es la actualización de seguridad. El análisis de dispositivos revela que, aunque el 87,4% de las personas encuestadas dice que lleva a cabo la actualización de seguridad, solo un 72,5% lo hace realmente.

Este estudio también subraya que una parte de la población todavía realiza acciones en Internet que pueden comprometer su información, como descargar contenidos desde webs no oficiales. En concreto, un 41,1% de quienes se conectan a Internet declara llevar a cabo alguna conducta de este tipo de manera consciente.

El informe recomienda reforzar la seguridad de cara a ciberataques cambiando contraseñas de serie y evitando instalar programas de fuentes desconocidas.

Por último, de las personas encuestadas, un tercio dice sentirse totalmente o bastante preparada para afrontar riesgos de ciberseguridad. En cambio el escaneado revela que más de la mitad de los dos perfiles también tiene su ordenador infectado.