MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

La presidenta de la Asociación Española de Banca (AEB), Alejandra Kindelán, señaló este lunes que «hay suficiente base jurídica» para recurrir el impuesto a la banca en los tribunales, aunque también apuntó que «habrá que analizar la versión final de lo que se apruebe».

Durante su intervención en el ‘XIII Encuentro Financiero’ organizado por ‘Expansión’, KPMG, Microsoft y American Express, Kindelán fue preguntada por las distintas posiciones en el sector respecto a la decisión de recurrir el impuesto a la banca en los tribunales.

En esta jornada, Bankinter se reafirmó en que lo recurrirá «al día siguiente», Ibercaja señaló que es «muy probable» que lo haga si sigue tramitándose, y CaixaBank no lo descarta.

La presidenta de la AEB afirmó que las entidades «lo están analizando» y que, unas «han dicho claramente que lo harán» y «hay suficiente base jurídica como hemos visto en informes muy relevantes» para hacerlo, mientras que «también entiendo que habrá que analizar la versión final de lo que se apruebe».

Kindelán también subrayó que son «muchos» los informes que «muestran las dudas jurídicas e incluso constitucionales que tiene este gravamen».

Preguntada por la posibilidad de que se introduzca algún cambio en el Senado, tras superar la semana pasada la tramitación en el Congreso de los Diputados, Kindelán afirmó que «la esperanza es lo último que se pierde», pero agregó acto seguido que «parece difícil» ver cambios sustanciales.

Sobre el hecho de que se establezca en el texto del impuesto que no se puede repercutir en los clientes mientras que las autoridades europeas que regulan el sector y lo supervisan establecen que debe repercutirse, Kindelán consideró esta «contradicción» como una muestra de la «gestación» del gravamen. «Veremos un poco en las próximas semanas o meses cómo se va concretando» este aspecto concreto, según comentó.

La máxima responsable de la patronal bancaria lamentó que el impuesto se anunció «sorpresivamente» y «no se contó con nuestra opinión en ningún momento». Además, destacó que el hecho de que se esté tramitando como proposición de ley hace que no se sometiera a consulta pública y «se limitó los informes a acompañar». Recordó que el Banco Central Europeo (BCE) emitió su informe y subrayó que «aun así, ha habido pocos cambios».

Insistió en que «no es el momento» de crear este gravamen, que tiene un impacto sobre la economía, el crédito, el empleo y los accionistas, y que es «malo» para la confianza de los inversores.