El peor hábito: dormir con maquillaje

Al final de un extenso día, es muy fácil prescindir un paso en su práctica nocturna y dormir sin lavarse la cara. Pero logras estar haciendo más perjuicio a tu piel de lo que especulas al dormir con maquillaje. El cosmético y la provisión de aceite consiguen originar brotes, contagios, erupciones, poros demorados, arrugas y una dermis sorda, enuncia el Dr. Ralston, dermatólogo y director fundador del Centro de Medicina de McKinney y médico en Medical City McKinney.

No enjuagar el maquillaje, como el corrector, logra incitar los granos. Cuando el maquillaje tapona los poros, las bacterias implicadas en la alineación del acné consiguen permanecer atrapadas en esos poros y originar brotes, expresa el Dr. Ralston.

El brillo bilabial y el lápiz labial, que frecuentemente contienen ceras que cierran los poros, igualmente son parte de ello. Si duermes con el lápiz bilabiado puesto, logras tener puntos negros o acné contorno del área de los labios.

Dormir con la máscara de pestañas o usando delineador en la noche a la mañana consigue provocar la escollo de los poros de los párpados y una inflamación desagradable. Asimismo, restregarse los ojos con la envoltura de la almohada mientras sueña consigue maquillarse los ojos y causar inflamación o una contaminación.

Una cara limpia le proporciona a la piel área para respirar y remediarse durante la noche. Mientras sueña, la melatonina en su piel permite el desarrollo de estrías finas y las hormonas auxilian a que las células fabricantes de colágeno mejoren la plasticidad y la tensión. La corrupción y los radicales independientes se amontonan en la piel a lo espacioso del día y, si la piel no se friega apropiadamente durante la noche, persista en la piel y desarregle el colágeno.

Quizás también te interese:  Rutinas de ejercicio en casa: Mantente en forma con estos consejos sin ir al gimnasio

Invertir el daño del reincidente al retornar a una rutina de limpieza regularizada. Mantenga su abstinencia de lavado de cara simple para que se aglutine a él. En usual, lávese la cara durante 35 segundos por la noche con un poco de agua tibia y un lavador suave, sugiere Ralston. Encomienda limpiadores suaves que no dominen fragancias y apaleen un pH neutro para impedir la irritación y la sequedad.