DPA. – La pérdida de un teléfono inteligente puede ser peligrosa, ya que las fotos privadas, los contactos y los datos de acceso a la banca en línea o a los portales de compra pueden caer en manos equivocadas. En las vacaciones, además, aumenta el riesgo de que el dispositivo sea robado.

La asociación alemana eco, dedicada al sector de la economía digital, aconseja establecer un bloqueo de pantalla. Este funciona de forma similar al bloqueo de la tarjeta SIM cuando se enciende el móvil y se pide al usuario que ingrese el PIN. En lugar de un código numérico, también se puede utilizar un escáner de huellas dactilares o el reconocimiento facial.

Además, la asociación recomienda instalar siempre las actualizaciones del sistema operativo, ya que estas no solo incluyen nuevas funciones, sino también importantes actualizaciones de seguridad. Las actualizaciones automáticas se pueden activar en la tienda de aplicaciones, pero debido a la cantidad de datos, se recomienda activar la opción solo cuando hay una red wifi disponible.

En el caso de robo o pérdida, los usuarios que hayan realizado copias de seguridad tendrán menos problemas con los que lidiar, por lo que eco aconseja almacenar fotos, vídeos, contactos y otros datos en línea a través de un servicio en la nube como iCloud o Google Drive.

Según los expertos, también puede tener sentido cifrar el dispositivo. Esto evita que los datos caigan en manos equivocadas en caso de pérdida. Los sistemas operativos más recientes cifran automáticamente los datos del usuario para proteger los correos electrónicos, los contactos, las fotos, las descargas o los datos de acceso.

Los móviles más antiguos se pueden cifrar manualmente en los ajustes. La asociación aconseja comprobar también si los datos de la tarjeta SD del dispositivo están cifrados.

Para evitar programas maliciosos, también es importante descargar aplicaciones solo de las tiendas de aplicaciones oficiales. Además, se recomienda no utilizar aplicaciones sensibles, como la banca móvil, en las redes abiertas.