Aunque muchos han sido los beneficiados por terapias de este tipo, son otros muchos los que aún hoy son reticentes a los resultados que se pueden llegar a conseguir poniéndose en manos de profesionales.

«La hipnosis busca cambios para el desarrollo o superación personal. Aunque muchos piensan en ello como herramienta en algunas consultas de psicología, lo cierto es que hay tratamientos que consiguen generar ese cambio: la superación de un trauma, el abandono de un hábito o incluso la superación de la ansiedad» explican en Hipno 180.

Cuatro terapias donde la hipnosis demuestra efectividad

  1. Dejar de fumar: Cada vez hay más conciencia social en el hecho de que el tabaco perjudica la salud. Aunque en España, según los últimos estudios, fuman a diario más de 8.5 millones de personas mayores de 15 años, ese porcentaje ha ido decreciendo en los últimos años como consecuencia de la conciencia social. Dejar de fumar no es fácil. Es más, en algunos casos es imposible si no se busca ayuda médica. En el caso de la terapia de hipnosis, se busca esa parte de la mente que desempeña el papel fundamental en el comportamiento. Esa comunicación con la mente inconsciente es la que permite dar la orden para dejar de fumar y que esta sea ejecutada finalmente en pocas sesiones ya que, al contrario de lo que se piensa, son sesiones personalizadas e individualizadas.
  2. Ansiedad: más allá de controlar lo que esto hace sentir a quien la sufre, la terapia hipnótica no es agresiva para conseguir controlarla. Tanto es así que, para muchos, es mucho más efectivo que la toma o ingesta de medicamentos. Se ha demostrado en los últimos estudios publicados que una terapia hipnótica ericksoniana puede permitir a los pacientes dejar de sufrir las palpitaciones, dolores de cabeza o incluso bruxismo producidos por la presión nerviosa de la ansiedad.
  3. Adelgazamiento: en algunas ocasiones, es el cerebro el que engaña para tener la sensación de hambre y, suplir esa necesidad, es lo que lleva a buena parte de la población al sobrepeso, adoptando malos hábitos. Gracias a este tipo de terapia se puede paliar la necesidad de los atracones o la adicción a cierto tipo de comida poco saludable. Todo parte de los estímulos del cerebro que puede ser entrenado y cuyos hábitos, desde el área inconsciente, pueden cambiar.
  4. Nomofobia: pocos son los que conocen que la hipnosis puede ser la solución a la adicción a los dispositivos móviles, sobre todo en la juventud, que parece estar viviendo un momento potenciado por la necesidad de comunicación que generó el confinamiento y la presión de la actualidad en las redes sociales. De hecho, detrás de esto vienen problemas como la baja autoestima, el aislamiento social o incluso la depresión.