Alta Montaña. Eso es solo una de las facetas que pueden encontrarse en los Pirineos españoles.

Las múltiples actividades de turismo activo que se ofrecen en toda su geografía han servido, durante años, como reclamo para el turismo de aventura, pero cada vez son más los que se suman a las nuevas tendencias deportivas y a disfrutar de experiencias originales durante sus escapadas.

La naturaleza es una de las claras protagonistas de la zona pirenaica, ya sea en su vertiente catalana o bien aragonesa. De hecho, cada vez son más las empresas que ofrecen viajes llenos de adrenalina poniendo a prueba la destreza con planes de barranquismo, trekking o escalada en vías ferratas.

¿En qué consiste cada aventura?

Aunque suena a que es necesario ser profesional para ponerse en manos de los monitores para disfrutar de este tipo de actividades, existen niveles por lo que prácticamente todo el mundo podrá disfrutar de la naturaleza de los Pirineos en la medida de sus posibilidades.

El barranquismo permite conocer de primera mano los cauces de ríos de alta montaña que, tal como explican desde SB Canoying, “según la época del año, es posible disfrutar transitando pòr sus pozas, toboganes de agua, cascadas naturales, saltos o bien descubrir barrancos secos con más rápeles y espectaculares formaciones de roca que han sido forjadas entre sinuosas gargantas”.

Pero son, sin duda, la escalada de vías ferratas las que están conquistando a más público. La posibilidad de escalar sin tener un nivel alto en la actividad. De hecho, su combinación con el senderismo para llegar a las paredes naturales que ya están equipadas con peldaños es parte del interés de este tipo de actividad.

El otoño, de hecho, es uno de los momentos más increíbles para adentrarse en ello gracias a la variedad cromática de toda la naturaleza del entorno. Un momento en el que la tranquilidad, la temperatura y la belleza destacan. Tanto como para dar paso, pasados pocos meses, a rutas en raquetas de nieve y de esquí en las pistas habilitadas para tal efecto.

Quien guste de la zona, disfrutará también de las localidades de alta montaña, de su gastronomía y de un tipo de arte único en el mundo que es el románico.