– Se renovarán un 43% de los representantes sindicales, la mayoría de El Corte Inglés

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El Corte Inglés, Carrefour, Alcampo y otras empresas del sector de los grandes almacenes ponen en juego este viernes en las elecciones sindicales un total de 2.775 representantes que equivalen a un 43% del total en las empresas agrupadas en la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged) a un mes y medio de comenzar a negociar el próximo convenio colectivo con la patronal.

Según señalaron a Servimedia fuentes sindicales, se votarán un total de 1.559 representantes en El Corte Inglés, 698 en Carrefour, 260 en Alcampo, 43 en Ikea, 23 en C&A, 18 en Bricomart y algunos también en Makro, a los que se sumarán la semana que viene 168 que se eligen por parte de Leroy Merlín.

En las empresas del sector, al que también pertenecen Eroski o Tendam (ex Cortefiel), es predominante el sindicato Fetico, que actualmente controla el 54% de los representantes. No obstante, según indicó su secretario general, Antonio Pérez, en declaraciones a Servimedia, en estas elecciones solo se pone en juego una parte su representación, dado que la mayoría de los elegidos saldrán de los centros sindicales de El Corte Inglés, donde Fasga es mayoritario.

Sanz subrayó que no solo prevén mantener una representación mayoritaria, sino que esperan aumentarla «de manera notable» en El Corte Inglés.

Por su parte, desde Fasga, su presidente, Miguel Venegas, lamentó en declaraciones a Servimedia que desde el año 2014 se han perdido 500 representantes sindicales en El Corte Inglés y solo este año 220. El líder del sindicato mayoritario en la empresa subrayó que los recortes de plantilla, el cierre de algunos establecimientos, la fusión de Hipercor con la marca matriz y la creación de una filial logística son los responsables de esta reducción de representantes, que afectan especialmente a su sindicato.

Asimismo, criticó que, por el reparto electoral, se eligen proporcionalmente más representantes en centros donde las plantillas son más pequeñas, algo que también perjudica a Fasga, debido a que El Corte Inglés suele tener establecimientos más grandes. «Carrefour, que tiene una plantilla de 26.000 personas, contribuye con más delegados al sector de la distribución que El Corte Inglés, con 66.000 empleados», explicó.

El resultado de las elecciones será muy importante de cara a la negociación del nuevo convenio colectivo con Anged, que comenzará en el mes de enero después de que el 31 de diciembre finalice el actual, vigente durante dos años. Venegas subrayó que la «dificultad» para negociar los incrementos salariales es el aumento de los costes de las empresas, pero reivindicó que «no lo puede pagar todo el trabajador».

PROPUESTAS

Para esta negociación, Fetico propone un crecimiento del 18% de los salarios en los próximos años, lo que supondría en el grupo de profesionales alcanzar un salario de 18.226,89 euros en el 2026. No obstante, aseveró la importancia de la «liquidez inmediata», motivo por el que piden en el momento de la firma del Convenio un pago único de un 4,5% (696,61 euros en el grupo profesionales).

Asimismo, en cuanto a la jornada proponen una bajada de 12 horas de jornada, pasando de 1.770 a 1.758 horas, y respecto al trabajo de domingos y festivos la propuesta es librar el 75% de los festivos de apertura generalizada, bajando del 34% actual al 25%. «Si se rebaja el trabajo en domingos, se fuerza a las empresas por menor cobertura a que desarrollen más jornadas y den horas complementarias a los tiempos parciales», explicó.

Por su parte, desde Fasga, se reclama un aumento salarial de un 6% para 2023, un 6% para 2024 y un 3,5% respectivamente para 2025 y 2026 con el objetivo de alcanzar los 18.500 euros de salario base para el grupo de profesionales, que es «el grupo más habitual que existe en el sector».

Respecto a la jornada de trabajo, la propuesta es una rebaja de ocho horas, hasta las 1.762 horas anuales; el aumento de 31 a 32 días naturales de vacaciones, y la rebaja del 33% al 25% de trabajo en domingos y festivos, de tal manera que se trabajarían 17 domingos en vez de los 23 actuales en comunidades como Madrid, que tienen apertura generalizada. Asimismo, también reclaman doblar los descansos «de calidad», que incluye sábado y domingo», de los seis actuales hasta los 12.

Fasga también quiere ligar la formación a las nuevas tendencias digitales para el desarrollo profesional y salarial y establecer un plan de previsión social que complemente la pensión de los trabajadores con una aportación de las empresas de en torno al 2% sobre el salario base.

En cuanto a UGT, este sindicato lleva entre sus propuestas un pago único para recuperar el poder adquisitivo perdido y un incremento salarial del 19% a alcanzar en cuatro años (6% para 2023, 5% para 2024, 4% para 2025 y 2026), reducción de la jornada a 1.750 horas anuales, un fin de semana completo de descanso al mes, dos días al año de asuntos propios y un día más de vacaciones al año.

Por su parte, desde CCOO proponen un incremento «mínimo» del 18% con el objetivo específico de alcanzar en 2024, los 18.000 euros como salario base mínimo de referencia, así como incluir cláusulas de revisión salarial ligadas al IPC. También reclaman alcanzar un empleo indefinido mínimo del 90%, la reducción del número máximo de domingos y festivos de trabajo, un mínimo de 12 fines de semana libres anuales y el establecimiento de dos días completos de descanso semanal garantizados.