– Vuelve a defender que se mantenga la calle dedicada a Millán Astray

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, criticó duramente la «superioridad moral y la hipocresía» de la izquierda que le ataca por mantener la calle dedicada en la capital al fundador de La Legión, el general Millán Astray, y a la vez es capaz de pactar con «terroristas» como Arnaldo Otegi o de homenajear «año tras año a golpistas confesos como Francisco Largo Caballero o Lluis Companys».

Almeida hizo estas manifestaciones antes de escuchar la misa en honor de la patrona de Madrid, la virgen de la Almudena. A su llegada a la explanada de la catedral pidió «remar todos juntos hombro con hombro» porque unidos, «dentro de nuestras diferencias, podemos superar cualquier situación que se nos presente».

En relación a la polémica surgida a raíz de sus referencias a Millán Astray en el acto de inauguración de un monumento a La Legión, el alcalde dijo que ayer se limitó a decir que en Madrid hay una calle dedicada al fundador del cuerpo y que la legalidad de esa calle ha sido avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

Según explicó la permanencia de esa calle «ha sido ratificada por el TSJ porque no está dentro del ámbito de la Ley de Memoria Histórica porque fue concedida antes de la Guerra Civil al general Millán Astray como fundador de La Legión y, por tanto, parece difícil de hacer un monumento a la Legión y no citar que tiene un fundador que tiene una calle cuya legalidad está avalada por la justicia».

«Lo sorprendente» para Almeida, es que se opongan ello «aquellos que no tienen ningún problema en pactar con Arnaldo Otegi: un terrorista confeso, convicto, culpable y condenado; aquellos que todos los años homenajean a Francisco Largo Caballero, golpista condenado y culpable de la muerte de miles de personas en 1934, o todos aquellos que todos los años homenajean a Lluis Companys, que también fue culpable de un golpe de Estado en el año 1934».

En ese sentido, criticó «la superioridad moral y la hipocresía de la izquierda, que hace que pongan el grito en el cielo simplemente porque en un acto de homenaje a La Legión se mencione al fundador, pero se olvide de que se homenajea a golpistas condenados confeso y culpables o se pacta con un terrorista». Y remachó: «Lecciones ni una».

En esa misma línea se preguntó si la izquierda estaría en contra de Radio Nacional de España por el simple hecho de que también fue fundada por Millán Astray como instrumento de propaganda. «Yo creo que RNE hace un estupendo servicio público y hay que saber separar ambos planos», dijo.

Preguntado por si el PP estudia la posibilidad de presentar una lista conjunta con Ciudadanos a las elecciones municipales, aseguró que «no barajamos ninguna lista conjunta» y afirmó que el PP «se va a presentar con sus propias listas», dados los buenos resultados que les anticipan las encuestas.

Sobre las palabras de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que dijo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quería encarcelar a la oposición, Almeida afirmó que «no ha habido un presidente más desleal con el marco constitucional de convivencia y con el texto constitucional de 1978» que el actual.

Esa crítica, matizó, «no debe entenderse como que estamos violentando el sistema democrático, quien violenta el Estado democrático es quien decreta dos veces un estado de alarma inconstitucional y cuando el TC dice que es inconstitucional dice que lo volvería a hacer, o quien pacta con Bildu dinamitar la transición que es lo mejor que hemos hecho en nuestra historia reciente en un esfuerzo de reconciliación entre españoles, o quien indulta a golpista catalanes y se plantea rebajar el delito de sedición».

En ese mismo emplazamiento de la Catedral de la Almudena, la vicealcaldesa Begoña Villacís, defendió este miércoles los Presupuestos del gobierno municipal como la mejor manera de proporcionar ayuda a las familias de la ciudad para afrontar una «situación muy complicada» y adelantó que le gustaría bajar el IBI «al mínimo» para que no sea una «preocupación» para los madrileños.