Cuando llegamos a la tercera edad nuestro cuerpo necesita de una alimentación adecuada para lograr obtener las vitaminas y minerales necesarios para mantener nuestro cuerpo activo y saludable. Pero muchas personas se le dificultan encontrar los alimentos apropiados debido a las diversas enfermedades que vienen cuando envejecemos.  Por eso en este día conoce las vitaminas principales que el adulto mayor necesita para mantenerse sano y saludable.

Vitamina D. Esta es una de las vitaminas principales que deben ser consumidas luego de  los 40 años. De esta manera tu cuerpo se estará preparando para una edad más avanzada. Esta vitamina suministra el calcio que nuestro huesos necesitan para mantenerse fuertes y sanos. Evitando la aparición de la osteoporosis u otras patologías. Es probable que una persona mayor sufra de esta enfermedad. Por lo que su consumo debe ser obligatorio para así proteger sus huesos y evitar fuertes fracturas que tardan años en sanar. Es probable que el consumo diario de pastillas de vitamina D altere su parte intestinal. Por eso es aconsejable su consumo natural a través de los lácteos u otros vegetales que aportan gran cantidad de vitamina D.

Vitamina A, B, C y E. Es importante que las personas mayores consuma de manera diaria estas vitaminas, esta evitan la oxidación de nuestro órganos evitando diversas enfermedades como artritis, Parkinson, perdida visual, cáncer, afecciones cardiacas y otros trastornos mentales. Una manera de fortalecer el cuerpo y nuestro sistema inmune en una edad avanzada es el consumo diario de batidos verdes. Estos aportan gran cantidad de vitaminas que fortalece cada parte de nuestro cuerpo de forma natural. Las ensaladas de fruta y verduras cocidas o crudas también aportan en gran cantidad estas vitaminas.

Vitamina K. La mayoría de las personas mayores tiende a sufrir de una insuficiencia de esta vitamina, la cual es de gran importancia para evitar enfermedades complicadas como el alzhéimer. Esta ayuda  a mantener una circulación sanguínea estupenda evitando esta  y otras enfermedades. Esta vitamina la puedes encontrar en el brócolis, repollo, lechuga y te verde.

Recuerda que debes consumir estos alimentos de manera natural evitando su congelación ya que disminuye la vitamina K que tu cuerpo tanto necesita.