Manejo del estreñimiento en adultos mayores

El estreñimiento crónico es una condición común en los adultos mayores de 65 años, y los síntomas suelen ocurren en hasta el 55% de los ancianos. El estreñimiento inicial igualmente se determina como estreñimiento funcional. El estreñimiento secundario se relaciona con las causas de enfermedades crónicas, provocadas por el uso de medicamentos y dificultades psicosociales. En la mayoría de los casos estos pacientes deben estimularse con aceite mineral o enemas de agua tibia para poder defecar. Los pacientes son tratados primeramente con modificaciones sobre su estilo de vida, como programar las horas de ir al baño específicamente después de las comidas, incrementar la ingesta de líquidos y aumentar el consumo de fibra dietética. Lo ideal es conocer el manejo del estreñimiento en adultos mayores para garantizar un estilo de vida saludable y cómoda.

El consumo secundario de fibra en forma de psyllium, metilcelulosa o policarbofilo, logra mejorar los síntomas. El consumo de fibra se debe incrementar lentamente durante varias semanas para así reducir los efectos secundarios. El siguiente proceso en el tratamiento del estreñimiento es la utilización de un laxante osmótico, como por ejemplo el polietilenglicol, seguido de un estimulador de las heces, como el docusato de sodio.

Los laxantes a base de magnesio deben obviarse a largo plazo ya que puede causar toxicidad. Si vez que los síntomas no mejoran, realizarse una prueba con linaclotida o lubiprostona suele ser lo apropiado, el paciente también puede ser procedido para una valoración diagnóstica adicional para determinar porque ese tratamiento no funciono ya que la mayoría contienen ingredientes fuertes que garantizan una defecación ideal.

El estreñimiento parcial suele ocurrir en el 26% de los adultos entre edades comprendidas en 40 y 50 años, pero en los pacientes mayores de 65 y 80 años sufren de estreñimiento crónico con más frecuencia.

El estreñimiento es una determinación clínica basada en los síntomas de eliminación parcial de las heces, problemas para defecar o ambos casos. Los pacientes habitualmente experimentan otros síntomas, como por ejemplo las heces duras, inflamación abdominal, dolor y distensión. El estreñimiento logra estar presente con la continuidad de defecación normal, precisada con al menos unas heces tres veces a la semana o con deposiciones diarias pero de forma escasa.

Acerca de Redaccion CRdiario

En CRdiario pretendemos aunar las noticias más interesantes y contenidos sobre Actualidad, Economía, Viajes, Inversiones, Cultura y Ocio. Además de seleccionar cada día los principales titulares, también publicamos contenido propio elaborado por nuestro equipo de redacción en forma de artículos, reportajes, noticias, monográficos y entrevistas a diversas personalidades. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.
Esta entrada ha sido publicada en Salud y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *