El cantante Raphael: "No soy casta, soy pueblo"

CLARA HERNÁNDEZ

  • Raphael publica este martes su álbum ‘De amor & desamor’, un trabajo en el que ha regrabado algunas de sus éxitos para acercarlos al público más joven.
  • La jubilación no le atrae todavía y rechaza la imagen de ‘divo’ que la prensa ha proporcionado ocasionalmente de él.

Raphael

Ídolo kitch, artista incontestable, visionario, referente indie, baladista para parejas maduras… A sus 71 años, el nombre de Raphael se columpia por un universo de antagonismos, nuevos proyectos y un currículo que incluye discos de oro y uranio.  Ahora presenta el disco De amor & desamor, una colección de «joyas de la corona» regrabadas para que los jóvenes (a quienes se acerca porque «ellos se acercaron antes» a él, especifica) conozcan su repertorio de primera mano.  Porque Raphael no es solo el intérprete de Mi gran noche y de Escándalo, insiste.

¿Tan mal está la situación que no se puede jubilar?
¿Y quién me va a pagar la jubilación? No, es broma. Trabajo porque me gusta y me enloquece. Tengo un barómetro: la canción Desde aquel día. Cuando no pueda cantarla, sabré que tengo que irme de vacaciones definitivamente.

¿Y sobre el panorama actual, qué me dice?
Es un desmadre total pero hay que salir adelante. Es lo que les digo a mis hijos cuando se quejan porque les van a pagar muy poco por hacer un trabajo. Yo les aconsejo que lo hagan aunque esté mal pagado, hay que seguir. Ya ha habido otras muchas crisis y las hemos superado.

Tras pasar por el festival Sonorama y convertirse en nuevo baluarte del indie, ¿le queda algún cliché por romper?
Indie significa independiente y yo soy un hombre independiente total, siempre he hecho lo que he querido. Así que allí encajaba. Otra cosa son los clichés que me puedan colgar y que me describen como una persona que no soy.

¿Por ejemplo?
No me reconozco cuando la prensa habla de divismo. Soy lo más antidivo que existe, no podría ser un divo con el respeto que me merece el público. Salgo todavía al escenario con un pellizco en el estómago por la responsabilidad que me supone. En realidad, soy un luchador, un currante que trabaja para cada día hacer mejor las cosas.

Además, es famoso, intérprete reconocido, superventas, millonario… ¿no es usted ‘casta’ dentro de la música?
Si casta significa ‘pedigrí’, no soy casta, soy pueblo. Soy pueblo totalmente, hijo de pueblo. El único pedigrí que tengo es el ‘PH’ de mi nombre.

¿Dónde se puede ver la sencillez de Raphael?
Está a la vista, me comporto como soy. Y me gustan las tareas cotidianas, no me son ajenas. Se me puede ver en la cocina.  Cocinar es decir «¿Qué voy a comer hoy?» y abrir la nevera y apañarte con lo que hay. Ahora lo hago menos, pero cuando mis hijos tenían 15 o 16 años, lo hacía con frecuencia.

Habitúa a vestir de negro. ¿Qué tiene de siniestro?
De gótico-siniestro, poco. Pero no siempre estoy con la sonrisa, tengo mi carácter y lo saco algunas veces en el trabajo. Si las cosas no están como tienen que estar, me pongo de muy mala uva. Soy un autocrítico feroz conmigo mismo así que tampoco paso las cosas a los demás. Eso sí, soy exigente pero no martirizante. Y soy flexible.

Después de tanto tiempo, ¿dónde esconde las canas?
Me las quitan. En cuanto a la edad, sigo teniendo ilusión por las cosas. Tal vez tengo una mentalidad joven. Eso sí, la realidad sigue en el pasaporte y en Google, donde todo el mundo puede ver mi edad. ¡Ya uno no se puede ni quitar años!

¿Y qué tal lleva eso?
Bueno, mis nietos, por ejemplo, no me llaman abuelo, son muy educados.  Al fin y al cabo, yo no les llamo «nieto», sino por su nombre. Y ellos me llaman por el mío.  No me gusta cómo suena esa palabra.

Álex de la Iglesia le ha fichado para su próxima película. ¿No es un director un poco gamberro para usted?
No creo. Álex de la Iglesia ha hecho películas muy diferentes, es muy tierno y está preparando una película muy divertida. Si todo va bien, muy pronto estaré ante las cámaras. Es un papel muy gracioso, espero hacer reír mucho a la gente, que es una faceta que no me conocen.

Este martes lanza ‘De amor & desamor’ compuesto por «joyas de la corona». ¿Por qué estas y no otras? 
Son canciones que no han envejecido. Algunas son éxitos, pero hay otras que no tuvieron tanta repercusión en su momento porque al hacer un disco, se escogían tres canciones de las doce que había para publicitarlas y las otras nueve morían. Entre las que quedaron apartadas he rescatado algunas que son una locura de buenas. ¿Por ejemplo? Hay que escuchar Se me va.

Biografía

Nació en Linares (Jaén) en 1943. Posee más de 60 discos editados y un palmarés que incluye 330 discos de oro, 50 de platino y uno de uranio. Su último trabajo es ‘De amor & desamor’, un álbum en el que el artista aporta nuevos matices a temas como Qué sabe nadie, Provocación o En carne viva con la colaboración de productores como Jacobo Calderón o Paco Salazar. Actualmente se encuentra de gira y hasta diciembre recorrerá diez ciudades españolas.




Enlace a la fuente orginal del artículo: 20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478290/s/3f2ca47e/sc/26/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C225850A30C0A0Craphael0Centrevista0Cde0Eamor0Ey0Edesamor0C/story01.htm

Acerca de Redacción CRdiario

En CRdiario pretendemos aunar las noticias más interesantes y contenidos sobre Actualidad, Economía, Viajes, Inversiones, Cultura y Ocio. Además de seleccionar cada día los principales titulares, también publicamos contenido propio elaborado por nuestro equipo de redacción en forma de artículos, reportajes, noticias, monográficos y entrevistas a diversas personalidades. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.
Esta entrada ha sido publicada en Cultura y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *