David Guetta: "Soy un fan de la fiesta y de la marcha, y durante mucho tiempo mi vida fue eso"

CLARA HERNÁNDEZ

  • Tras vender millones de copias de sus álbumes anteriores, David Guetta, el rey Midas de la música dance, lanza ‘Listen’, su trabajo más íntimo y dolorido.
  • «He atravesado un momento personal difícil y debía reflejarlo», argumenta el productor, que sin embargo no pierde de vista las pistas de baile.
  • Fan acérrimo del ‘funlife’, Guetta habla de la fiesta y de quince años en los que lo único que hizo fue «trabajar».

David Guetta

Suenan un violín místico y un piano. Después, unas punzadas dolientes asestadas por algunas de las mejores voces del mercado  (Emelie Sandé, Sea, Nicki Minaj…). Y una coctelera ilustrada de géneros diversos. Ni siquiera cuando llega el estribillo y con él, invariablemente, una tormenta de beats machacones (el ‘subidón’) predispuestos a empujar a la pista de baile, se pierde del todo un cierto refinamiento cosmopolita y oscuro. Así es Listen, el nuevo álbum de David Guetta, el productor del que un día se dijo que había logrado matar al rock, exiliándolo de las listas de ventas y reemplazándolo con EDM (Electronic dance music). El mismo que, se rumorea, transporta sus conciertos completos en una tarjeta de memoria y cobra más de 100.000 euros por sesión (él no confirma esto último). Un ente entre la magistralidad, la chabacanía del corta-pega y las ristras ingentes de hits que parecen brotar sin esfuerzo. Y el responsable de un sonido que marca el ritmo que mueve a gran parte de los jóvenes de todo el planeta sin importar que su mentor sea un padre de familia que se acerca a la cincuentena (en noviembre cumplió 47 años).

Usted trabaja mientras todos los demás están de fiesta. ¿Está pagado?
En mis actuaciones yo también estoy de fiesta cuando el resto lo está. No considero que mi trabajo sea el de ofrecer simplemente un concierto ante un auditorio que me está mirando. Si estoy en un festival o en una sala, disfruto como el que más.                                             

¿Tiene localizado el botón de las emociones en su mesa de mezclas?
Sí, lo tengo localizado. Pero no está en la mesa de mezclas sino en la música. Creo que mi éxito radica en que consigo conectar muy bien con el público, tengo una especie de magia con la gente y no soy simplemente un Dj que mezclo y hago loops: miro a los asistentes y trato de compartir mis emociones con ellos.

No hace mucho parecía que su vida era fiesta, mujeres espectaculares, más fiesta, Ibiza, música, famosos… ¿cómo se vive en esa burbuja?
De maravilla. Era fantástico, divertidísimo y me lo pasé genial. También trabajé un montón y pasaba horas en el estudio. Y no dormía mucho, la verdad. Pero sí, tengo que confesar que soy un gran fan de la ‘funlife’ (vida dedicada a la marcha, la diversión). Y eso ha sido mi vida durante mucho tiempo.

¿Qué hay después de la juerga?
Esa es la cuestión: algunas veces estás en un concierto o en una sesión ante miles de personas y luego, cuando llegas a tu habitación, te encuentras completamente solo. Es un contrapeso extraño para una vida que, ya de por sí, es bastante rara.

¿Y lo lleva…?
Bien, forma parte de mi día a día. Pero algunas veces esta vida puede resultar muy solitaria.

Dice que su nuevo álbum, Listen, anuncia una nueva era, más introspectiva y orgánica. ¿Le cansó tanta frivolidad?
Durante mucho tiempo he compuesto canciones sobre felicidad, amor, sexo…  cosas que estaban en mi entorno y que vivía. Pero últimamente he atravesado un momento personal difícil (Guetta se divorció el año pasado) y eso ha influenciado mi música. Creo que este es mi disco más personal.

¿Y a qué suena esta etapa?
Para este trabajo empleé mucho tiempo en la composición, más que nunca. Quería que fuera muy emotivo y que, además de invitar a bailar, no olvidara ni el alma ni los sentimientos. Tengo que ser sincero con mis fans y conmigo mismo y si mi única pretensión es divertirme, hago canciones para ello pero si atravieso un momento melancólico como el que he atravesado, debo reflejarlo también en el repertorio que, sin embargo, siempre va a ir dirigido a la pista de baile, que es sello de la casa.

Por deformación profesional, ¿le metería arreglos a todo?
Sí, soy un friki del control y de los arreglos. Es terrible, me gusta tener todo a punto y controlado. Al fin y al cabo, ser productor es eso, definir exactamente cómo tiene que sonar la música, cuidar cada detalle. Intento llevar ese patrón a mi vida aunque a veces no funciona.

Le acusan de llevar todos sus conciertos pregrabados en un USB. ¿Algo que alegar?
Es muy gracioso. Ese chisme partió de una página web de humor que crea noticias falsas. Los periodistas tomaron la información, la dieron por cierta y se dedicaron a difundirla. Pero fue una broma, ¡es una locura decir algo así!

En el pasado dejó de leer y de ver la tele porque la música ocupaba todo su día. ¿La situación ha ido a mejor o se ha agravado?
Entre mis nuevos propósitos está el de tener más tiempo libre, pero  no para ver la televisión sino para dedicárselo a la familia y a los amigos. Durante quince años he estado demasiado volcado en la música, no he hecho otra cosa que trabajar sin parar y no he tenido tiempo para mí. Ya sé que ahora, que acabo de lanzar nuevo disco, no es el mejor momento para echar el freno, ya me comentó alguien de mi compañía que, por favor, dejara mis buenos propósitos para más adelante. Pero es importante tener un equilibrio. Este disco creo que lo tiene: hay temas para la pista de baile y otros sobre corazones partidos. Y, también, hablo sobre las prioridades de mi vida.

¿La conciliación de vida laboral y familiar es una de ellas?
Ser padre de dos hijos es uno de los grandes retos de mi vida. Poco a poco estoy empezando a hacerlo mejor, a ser mejor padre. Ahora me siento más cerca de mis hijos que nunca y les dedico más tiempo. Y espero que, pronto, les dedicaré aún más.

Biografía

Nació en París en 1967. Comenzó a pinchar en diferentes salas en los ochenta. Él éxito internacional le llegó en la madurez con el álbum One Love (2009), que incluía singles como Sexy Bitch, así como con la colaboración en el éxito de Black Eyed Peas I gotta feeling. See calcula que a lo largo de su carrera ha vendido más de seis millones de LP y 15 millones de sencillos. Figura en el segundo lugar de la lista de Forbes de los Dj mejor pagados de 2014. Combina discos y conciertos con sesiones habituales en Ibiza y Las Vegas.




Enlace a la fuente orginal del artículo: 20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/478290/s/40d5138f/sc/42/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C230A65960C0A0Cdavid0Eguetta0Clisten0Centrevista0C/story01.htm

Acerca de Redacción CRdiario

En CRdiario pretendemos aunar las noticias más interesantes y contenidos sobre Actualidad, Economía, Viajes, Inversiones, Cultura y Ocio. Además de seleccionar cada día los principales titulares, también publicamos contenido propio elaborado por nuestro equipo de redacción en forma de artículos, reportajes, noticias, monográficos y entrevistas a diversas personalidades. Si deseas contactar con nosotros puedes hacerlo a través de la sección de contacto.
Esta entrada ha sido publicada en Cultura y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *